Reprocha hijo de Armando Chavarría omisiones en las investigaciones realizadas por la FGE

64

No quieren avanzar en la línea politica
Osvaldo Chavarría Obeso, hijo del ex presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local, Armando Chavarría Barrera, reprochó que la Fiscalía General del Estado (FGE) no tome en cuenta la línea de investigación que apunta hacia el móvil político en el crimen cometido contra su padre, que se registró la mañana del 20 de agosto de 2009.
En el centro de Chilpancingo, Chavarría Obeso sostuvo que hasta el momento, la FGE solamente ha jugado con versiones que no tienen mayor sustento, ni peso real en la búsqueda de que el crimen cometido contra el ex líder del Poder legislativo de Guerrero se esclarezca.
Sin embargo, destacó que la familia Chavarría ha tomado la determinación de dar el voto de confianza a las instituciones encargadas de realizar las investigaciones sobre el hecho.
Pese al otorgamiento del voto de confianza, manifestó que no se puede perder de vista el hecho de que las declaraciones hechas por el titular de la FGE, Javier Olea Peláez resultan en algunos momentos aventuradas y temerarias.
“Dice que ya tiene algunos nombres y que ya está resuelto el caso, pero no dan certeza de que la investigación vaya por buen rumbo”, anotó.
Sostuvo que la línea que apunta hacia la guerrilla como un grupo interesado en asesinar a Chavarría Barrera ya está agotada, incluso, fue desestimada por el Poder Judicial de la Federación.
“Pareciera que pretenden darle salida al caso por donde no genera certidumbre”, anotó Chavarría Obeso.
Bajo dicha circunstancia, el ex regidor por el PRD en la capital de Guerrero hizo un llamado a la FGE para que recomponga las cosas, de tal suerte que con base a trabajo científico y veraz, se den resultados confiables a la sociedad y la familia agraviada.
Indicó que la familia considera necesario que se profundicen todas las líneas de investigación, para no seguir solo una ruta que apunta hacia la falta de credibilidad.
“Porque decir que fue el ERPI, cuando dicha organización guerrillera de manera recurrente se ha desmarcado, cuando el asunto fue desestimado por un juez federal, entonces quiere decir que no hay elementos suficientes como para que eso se pondere por encima de las demás”.
En contraparte, dijo que en donde sí hay elementos para avanzar con posibilidades reales de llegar a la verdad, es en el aspecto político, una línea en la que las autoridades parece que no están dispuestas a trabajar.
“Nosotros estamos a la espera, pero lo que no podemos permitir es que por cálculo político se quiera dar una salida fácil al caso de mi padre”, apuntó.

Los comentarios están cerrados.