SSP no reconoce como comunitarios a ninguno de los grupos que se disputan Xaltianguis

112

“Son civiles armados y están al margen de la ley”, asegura David Portillo Menchaca
El titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del gobierno estatal, David Portillo Menchaca sostuvo que la institución a su cargo no reconoce como policía comunitaria a ninguno de los grupos que se disputan la comunidad de Xaltianguis, en el municipio de Acapulco, pues “los dos están al margen de la ley”.
En las instalaciones de Palacio de Gobierno, Portillo Menchaca explicó que la mañana del viernes 10 de mayo ya había quedado instalada la Base de Operaciones Mixta, con elementos de las corporaciones que integran a la Coordinación para la Construcción de la Paz en la entidad, de tal suerte que son ellos quienes tienen bajo su responsabilidad la seguridad del pueblo.
De primera instancia, dijo que la seguridad estará garantizada por el gobierno municipal, le sigue el estado y en un tercer nivel la federación.
Explicó que el resguardo de la comunidad inició con 300 elementos de diferentes corporaciones, después se redujo la cantidad a 120 y ya con la Base de Operaciones Mixtas son 70 los efectivos.
En atención al nivel del problema que de enfrenta, dijo que se tomó la decisión de instalar una BOM en el Ocotito y se tiene presencia también en Tierra Colorada y otra, que son los puntos que se disputan los grupos de civiles armados.
Durante la entrevista que Portillo Menchaca ofreció en sus oficinas, ubicadas en el edificio Costa Grande del Palacio de Gobierno, cuidó no referirse a los grupos en pugna como policías comunitarios o autodefensas.
Siempre los mencionó como “grupos armados” y también puntualizó que se encuentran al margen de a ley.
Explicó: “ninguno de los civiles armados está reconocido, de hecho trabajan al margen de la ley, por lo tanto la indicación que se tiene es de garantizar la seguridad de los ciudadanos que radican en el corredor de Ocotito a Xaltianguis”.
Agregó: “Hará falta implementar algunas acciones de prevención del delito, para que estas personas depongan su actitud de escoltarse armadas, se adherirse a guardias comunitarias y que poco a poco vaya desapareciendo este fenómeno”.
Dijo que la estrategia del gobierno federal, la cual es respaldada por la administración de Guerrero, va en el sentido de adoptar las medidas que garanticen completamente el resguardo de la población, para que no existan los argumentos que utilizan quienes convocan a la integración de grupos de, civiles armados, que al final de cuentas solo generan conflictos.
El funcionario explica que la intención es “generar las condiciones para que exista seguridad, de tal manera que estas personas pudieran dedicarse nuevamente a las actividades de su vida cotidiana, para que llegado el momento ya no sea necesaria su presencia”.
Ninguno es comunitario
Para el titular de la SSP-Guerrero, la comunidad de Xaltianguis esta habitada por personas muy trabajadores, incluso empresarios muy importantes para el puerto de Acapulco y trabajadores del sector educativo, de tal suerte que el único problema está representado por los civiles armados que están confrontados.
De hecho, recordó que hace un par de años existía un respaldo social muy fuerte hacia Ernesto Gallardo Grande, uno de los principales líderes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), pero tras el enfrentamiento de esta semana, cuando un grupo diferente, lo que se percibe es que ese respaldo ya se diluyó.
Aclaró que la SSP y los cuerpos de seguridad representados en la Coordinación para la Paz no están en la ruta de llegar a ningún acuerdo con los civiles armados.
“Nosotros estamos trabajando con mucho respeto a las decisiones del pueblo, generando las condiciones de seguridad para los habitantes, para que no se sigan viendo esos desfiles de gente armada o que haya agresiones entre los pobladores y amenazas, que entren a los domicilios sin autorización y toda una serie de cosas que generan miedo entre los habitantes”, anotó.
Luego, a pregunta expresa refirió: “Nosotros no reconocemos a ninguno de los dos como grupo de comunitarios, son simplemente grupos que están al margen de la ley, y nosotros somos la autoridad, el Estado y nos conducimos dentro del marco legal”.
Incluso, señaló que en algunos momentos los grupos en pugna han intentado cobijarse en la Ley 701, pero destacó que por tratarse de zonas no indígenas, dicho argumento se cae con facilidad.

Los comentarios están cerrados.