Suspenden las actividades religiosas en Atenango

16

La iglesia histórica fue devastada 
El sismo de 7.1 grados en la escala de Richter, registrado la tarde del martes,  causó severos daños en la Iglesia de San Juan Bautista, ubicada en el municipio de Atenango del Río, por lo que las celebraciones eclesiásticas al interior del templo serán suspendidas hasta nuevo aviso.
De acuerdo con el párroco de la localidad, Jesús Omar Sánchez Rendón, la Iglesia tiene alrededor de 450 años de antigüedad, pero en ningún sismo había resultado con los daños que ahora presenta, pues prácticamente todas las paredes y el techo presentan cuarteaduras y desprendimiento de piedras.
El piso de mármol está cubierto de polvo y piedras que cayeron desde el techo y paredes, sin embargo, nada ha sido recogido porque será el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) quien evalúe los daños y haga la reconstrucción del inmueble.
Los habitantes de la cabecera municipal de Atenango no podrán ingresar a la Iglesia hasta nuevo aviso, por el riesgo de que muros o el techo colapsen, por lo que las puertas están cerradas en todo momento. Aunque las misas no se realizarán al interior del templo religioso, el párroco señala que se celebrarán en exteriores, sobre todo en estos momentos de preocupación y angustia para quienes perdieron parte, o todo su patrimonio.
“Las celebraciones en el interior del templo pues ahorita no, por el riesgo y por no poner en riesgo la vida de las personas, pero sí, serán al aire libre para la gente, porque ahorita, más que nada, necesitamos esa esperanza, motivarlos y salir juntos adelante, apoyándonos unos con otros y claramente, el apoyo de muchísima gente que,  estoy seguro,  están rezando por nosotros”, comentó.
La Iglesia es el reflejo de al menos 400 casas que resultaron dañadas en el municipio, algunas solo presentan cuarteaduras en las paredes, sin embargo, hay otras que se redujeron a escombros, sobre todo las viviendas construidas de adobe, las cuales resultaron con mayor afectación.
De acuerdo con la presidenta municipal, Amparo Puente González, 50 casas tendrán que ser demolidas debido a que ya no podrán ser habitables, pero el número puede aumentar en las siguientes horas, pues el recuento de daños no ha terminado.
La señora Antonia María Abarca Sánchez es una de las personas que perdió su casa, solo montones de adobe se observan en el lugar que fue su hogar desde que nació, hace alrededor de 70 años.
“Pues el temblor la tumbó y como soy sola, me vengo aquí con mi hermana, y estoy un poco enferma de la diabetes, pero y ahora mi casa ya se cayó, pues, no sé, estoy triste por mi casa que ya se cayó.- ¿Cuántos años tenía en esta casa?- Aquí nací, pues, ajá, mucho tiempo”.
El temblor alteró su salud, por lo que tiene que estar realizando visitas al médico para estabilizarse. De vecina tiene a su hermana, quien a 24 horas de lo ocurrido no puede recuperarse totalmente del shock, pues su casa también resultó con daños considerables.
Otro caso es el de la señora María del Carmen Nava García, cuya casa se mantiene en pie, pero los daños son mayores. Al ingresar se pueden ver las cuarteaduras de las paredes. “Está declarada como pérdida total por las autoridades”, señala.
Ella prefirió alojarse con sus vecinos en lugar de refugiarse en el albergue ubicado en la cabecera municipal, aunque reconoce que no sabe qué hará en el futuro para recuperar su vivienda, pues no tiene trabajo, y señala que las autoridades no se preocupan por generar fuentes de empleo bien remuneradas.
-“Desgraciadamente pues ya es una pérdida total, y pues ya, no vamos a vivir aquí porque no es habitable, nos dijeron que debemos de salir  porque no vaya a haber una réplica y se nos venga la casa encima”
-¿Y ahora qué va a pasar, señora?
-Pues vamos a buscar, como mientras, buscar donde estar temporalmente, y más adelante pues ver la posibilidad de volver a iniciar, pero es muy difícil porque aquí no hay fuentes de empleo, desgraciadamente nuestras autoridades no se preocupan por darnos fuentes de empleo, y aunque nosotros queramos, no la hay. Lugares donde nos alquilan para trabajar nos pagan a 50 pesos el día, y con eso no se hace nada”.
Por la mañana estuvo el gobernador, Héctor Astudillo Flores, realizando recorridos de verificación en Atenango del Río, en donde señaló que la tarea inmediata, además de asegurar agua, alimentación y luz, es limpiar los escombros en los municipios dañados.
“Porque no es conveniente que las calles se queden llenas de pedazos de adobe o de tejas,  entonces, se está procediendo a la limpieza de las calles tanto aquí, como en Huitzuco, como en Copalillo, pero principalmente aquí y en Huitzuco, en Copalillo realmente los daños son menores, son escuelas”.
Señaló que las autoridades  realizarán un trabajo “meticuloso” para censar las viviendas dañadas para que puedan acceder a los recursos del  Fondo Nacional de  Desastres  Naturales.
 

Los comentarios están cerrados.