Yuco Flow: sortear me cambió la vida

119

Acapulco, Gro. – “Yo hubiera sido futbolista, era muy bueno. Pero ver surfear a mi tío, me cambió la vida”, dice José Manuel Trujillo Salas, más conocido como ‘Yuco Flow’, entre los acapulqueños.
Apenas a los 12 años su vida cambió radicalmente, pues inicialmente soñaba con ser futbolista profesional. Pero, en menos de medio año se enamoró del surf, que se volvió su vida y su pasión.
A sus 32 años, 20 de ellos dedicados al surf, acumuló más de 40 premios estatales, nacionales e internacionales y recorrió más de una veintena de países concursando en las diversas categorías, siempre ocupando los primeros lugares.
José Manuel, es originario del poblado de Tres Palos, zona rural de Acapulco, a su corta edad se ha convertido en un ícono en el surf, pues ha sido multipremiado a nivel estatal, nacional e internacional.
Al Yuco, su talento lo llevó a incursionar en una película en Hollywood, al lado de artistas como Blake Lively, Oscar Jaenada (quien protagonizó el papel de Luisito Rey, padre de Luis Miguel) y Angelo Josue Lozano Carzo, filmando “Miedo Profundo”, en las aguas del mar de Australia.
“También tuve la suerte de ser parte de una película llamada Miedo Profundo, mi participación es surfeando con otro buen amigo Angelo Lozano que es de Puerto Escondido y nos come un tiburón”, cuenta.
Hasta hace seis meses el multipremiado surfista guerrerense, la vida parecía sonreírle, pero lo que es su pasión, en el mes de noviembre del 2018 le cambió la vida, fue golpeado por una ola, en las aguas Acapulco.
Asegura que el surf, es un deporte muy caro, pues una buena tabla tiene un costo de entre 10 y 12 mil pesos. Incluso las tablas usadas tienen un valor estimado de tres a cinco mil pesos.
En entrevista con Interacción, cuenta que estaba surfeado, cuando una ola lo revolcó y azotó contra la arena.
Narra que se metió a un tubo en una ola, cuando iba saliendo de la ola, y se golpea la cabeza del lado derecho contra la arena, de la cuerda jala su tabla y dice que sale muy mareado.
“En noviembre del año pasado, desgraciadamente tuve un accidente, estaba practicando en playa Princess, donde me quise meter a un tubo de la ola y me revolcó la ola, del golpe tan fuerte, me desprendió la retina.
“Eso terminó con mi carrera como surfista profesional, ya con eso ya no puedo competir, y voy a dejar un par de años dejar de hacer el deporte que más amo que era surfear, espero que pase el tiempo y voy a ver la recuperación”, dice.
Yuco, se dio cuenta que tenía que tenía desprendimiento de retina, cuando viajó a Hawaii, para conocer, pero estando allá, surfeando pierde parcialmente la visión del ojo del lado izquierdo.
Al día siguiente, pierde la visión de la mitad del ojo, dice que asustado de inmediato inicia el regreso al puerto de Acapulco.
Era tal su desesperación, al no saber que era lo que tenía en su ojo durante el vuelo de regreso, dibujó en su celular como veía con su ojo.
Al llegar al puerto de Acapulco, acude con un especialista para que lo operara y sale de la cirugía.
El Yuco, cuenta que tras la primera operación todo salió bien, pero una semana después, al levantar una silla sufre un destello en el ojo y nuevamente se le desprende la retina, lo volvieron a llevar a cirugía.
Ahora cuenta que ve borroso, distorsionado y obscuro, admite que ya no quedó bien de la vista.
Al final, se queda pensativo y dice que agradece a sus padres todo el apoyo que le han brindado. De los gobiernos, y particularmente de la dirección del deporte nunca obtuvo nada, ni siquiera una beca a pesar de la calidad nacional e internacional que le reconocen propios y extraños.

Los comentarios están cerrados.