DE PATRIÓTICAS

106

Etimológicamente Mythos, significa “palabras, narración”, sin una definición exacta, en Grecia narraba hechos sobrenaturales, héroes, monstruos y una cadena de conocimiento metafórico.
¿Qué clase de conocimiento articulado nos lega la postal de Bernardino Hernández y que nos revela la vida segada de estos seres humanos? No es mostrar el mito de la selección de soccer sino la dura realidad.
La fotografía es aterradora; recostados uno sobre otro, un joveneto que porta una camiseta de la selección mexicana, la “Verde”, cuyo significado catárquico y social representa una expresión mítica de un pueblo ávido de héroes y líderes.
En la imagen, que podría desencadenar una rebelión futbolística o una tragedia. El joven de la playera del seleccionado nacional de espaldas tal parece que mira al joven del centro, de playera azul, recostado sobre la nuca-cabeza del joven de pantalón mostaza. El mozalbete de prenda a rayas y camiseta verde, cuyas seis letras en donde se lee México, están manchadas de sangre no necesita descripción, la imagen habla por todas las demás que a diario circulan en diarios, revistas y plataformas informáticas. Su brazo izquierdo reposa sobre un coagulo sanguinolento adosada al muro. Es una sangría granate, encarnada a la tierra que pisamos. Hay en la mancha una pulsación cruel, normal. Es la misma idea cotidiana que nos impide salir a la calle con la certeza de regresar. La imagen captada por el fotoperiodista es una muestra del espanto, no solo de presenciar un hecho sangriento, sino la otra, esa de la otredad sin orillas, la agonía diaria que simboliza ir a la escuela, al mercado a trabajar.
¿La postal es alegórica, un símbolo de México o una realidad cruda y hostil de lo que se vive en la nación, al igual que tres estados simbólicos donde la pobreza desde hace decenas es azolada por un huracán de marginación permanente e irrevocablemente detenido en Chiapas, Oaxaca y Guerrero?
Hombres y mujeres que vean esta postal. ¿Se preguntarán, esto es México?
Por encima de la causa, en caso de que la hubiera del triple homicidio, en el inconsciente colectivo la playera de la “Verde”, dice más, vuela más lejos, más allá del allá de las quimeras futbolísticas siempre negadas. Aquí la pregunta es ¿habrá investigación?, se llegará a saber quiénes fueron los ejecutores y si los jóvenes, a los que el estado mexicano ha abandonado, tienen una familia que habrá de llorarlos, asistían a clase, tenían novia, hermana, padre, hermano, madre, abuelos, pertenecían a algún grupo delincuencial o fueron estudiantes de secundaria o preparatoria como los cuatro jóvenes asesinados y degollados en noviembre del año pasado, sus cuerpos fueron encontrados en el camino a la Nopalera, perteneciente a Yautepec; en el estado de Morelos; los cuatro cursaban la Preparatoria de Jojutla de la UAEM. O el asesinato por equivocación de los estudiantes del tecnológico de Monterrey en Nuevo León, o el hijo de Javier Sicilia, o los 43 estudiantes normalistas desaparecidos y de los cuales solo se han dicho mentiras y armado verdades absurdas. Y las cifras de miles de hombres y mujeres desaparecidos, asesinados, ejecutados en calles, plazas, bares, centros comerciales, en su auto, dentro del metro, sobre un puente. La muerte se ha convertido en unas señora transexenal mitológica y biogenética como lo asegura Stephen Hauking.
Por encima de todo, la postal es real. Aquí no hay mito, nada es cuento. Todo es real.
Nada es imaginario. Nada producto de una invención o de una tradición mistérica o ganas de entender al mundo. Es la realidad y toda su crudeza.
Otra vez un símbolo manchado de sangre asoma con su tétrico mensaje desde las seis letras del nombre de una nación, que ha desatendido a su juventud y se disuelve en muros, venta del patrimonio de la nación, corrupción tolerada y una guerra puntual y cotidiana que estalla a cada instante en el territorio nacional y muestra a la Gorgona de la violencia y sus miles de cabezas.
Volver a la imagen es encontrar el cogollo de la realidad, reproducida a diario, reconstruida fundamentado en la colusión, omisión y complicidad de lo que queda del estado mexicano, convertido en gerente ejecutivo de la estafa maestra.
 

Los comentarios están cerrados.