Habitantes de comunidades indígenas toman oficinas de la CFE en Ometepec

0 112

– Acusan daños en electrodomésticos en sus viviendas

Javier Trujillo

Acapulco, Gro. – Habitantes de comunidades indígenas de Metlatonoc, Azoyu, Igualapa, amarraron a un trabajador y tomaron las instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad, en el municipio de Ometepec, región de la Costa Chica de Guerrero.

Acusan que permanentemente se quedan sin el suministro de energía eléctrica y la fluctuación de voltaje en viviendas daña los electrodomésticos, por lo que desde temprano se plantaron en las oficinas de la CFE.

Los manifestantes son habitantes de las comunidades indígenas de los municipios de Igualapa, Metlatonoc y Azoyú, afectando a más de cinco mil pobladores por la falta del servicio.

«El problema de la luz que llega y se va, y si el refrigerador está conectado, resulta que ya se quemó, que ya se quemó una televisión, muchas quejas de aparatos aquí y ahora la gente de la oficina de la CFE no se quiere hacer responsable para pagar esos aparatos.

«Que no hay luz, venimos a la oficina a poner nuestra queja y no los hacen caso. Hay postes tirados, líneas dentro de los árboles y ellos (los trabajadores de la CFE) no son para trabajar», reprochó Víctor López Cayetano, oriundo de la comunidad Chilixtlahuaca en Metlatonoc.

Son pobladores de tres municipios, los cuales confirmaron una comisión que representa a las comunidades de Llanos Perdidos, Chilixtlahuaca pertenecientes a Metlatonoc; La Victoria, Llano Grande de Juárez, San José Buenavista, Acalmani de Igualapa, y Quetzalapa en Azoyú.

La protesta inició a las 08:30 horas en la sede de las oficinas administrativas de la CFE en Ometepec, región de la Costa Chica del Estado.

Durante la protesta, un grupo de pobladores se indignaron porque un empleado de la CFE, metió alimentos para sus compañeros y lo ataron con una cuerda, debido a que los quejosos no eran atendidos por personal de la Comisión Federal de Electricidad.

Hasta las 12:50 horas, los manifestantes mantenían cerradas las oficinas con el personal retenido, sin que se hubiera llegado a acuerdos con funcionarios de la CFE, los cuales permanecían retenidos por los pobladores indígenas.

Cabe mencionar que los manifestantes reconocen que siempre hay apagones, y que en tiempos de lluvias empeoran, pero tras los comicios del pasado seis de junio se fue la luz cuatro días, y ahora tiene dos días sin el servicio.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.