Cadáver del comisario de Acatempa fue abandonado frente a la casa de promotor de la Policía Comunitaria de Tixtla

0 358

– Forma parte de una larga relación de actos intimidatorios cometidos contra Gonzalo Molina

Rogelio Agustín

El Comité por la Liberación de los Presos Políticos de Guerrero denunció que el cadáver desmembrado del comisario de Acatempa, Julio César Coctecón Rendón fue abandonado en la puerta de acceso de la casa de Gonzalo Molina González, fundador de la Policía Comunitaria “Mi Patria es Primero” en el municipio de Tixtla.

La jornada del martes, el Comité por la Liberación de los Presos Políticos confirmó que Julio César Coctecón, quien apenas en marzo pasado había salido del Cereso de Chilpancingo fue privado de la libertad por un grupo de hombres armados, quienes lo increparon en una tierra de labor en la que trabajaba junto con su esposa y su hijo.

La organización social destacó que si bien los hombres armados vestían ropas tipo militar, a Julio César lo subieron a una camioneta Nissan de color blanco.

Horas más tarde, su cuerpo desnudo y desmembrado fue abandonado en el barrio del Fortín, donde en su momento operó la principal base de operaciones de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) en Tixtla, la cual inicialmente se coordinó con la Casa de Justicia de El Paraíso, aunque en 2014 Gonzalo Molina, su principal promotor fue desconocido por la casa matriz de San Luis Acatlán.

De acuerdo con el Comité para la Liberación de los Presos Políticos, el asesinato de Julio César Coctecón forma parte de una larga serie de actos intimidatorios dirigidos en contra de Molina González, quien actualmente se encuentra en la parte alta de la región Montaña.

Entre las acciones dirigidas contra Molina González, se menciona el asesinato de cuatro policías comunitarios en noviembre de 2015, cuando realizaban sus rondines en el barrio del Fortín.

En 2018 hubo un levantón en contra de Tomás González, otro integrante de la base del Fortín, cuyo cadáver fue abandonado dentro de bolsas plásticas afuera de la Fiscalía del Estado.

En abril del 2021, el colectivo anota que se perpetró el robo y el desmantelamiento de la Base del Fortín, “cuando a plena luz del día, donde ingresaron en un margen de cuatro horas, paramilitares fuertemente armados con grúas y sustrajeron ocho camionetas, herramientas varias, tinacos, colchonetas y mobiliario que se encontraba en ese recinto de la Policía Comunitaria, en calidad de comodato por pertenecer a la comunidad de Tixtla. El operativo fue reportado a Seguridad Pública por varios de los pobladores y dichos representantes del orden hicieron caso omiso de las múltiples denuncias realizadas”.

Lo del martes 15, de acuerdo con el Comité, es una acción que pretende generar en la sociedad de Tixtla la percepción de que se encuentra en la indefensión, por lo que se plantea un llamado a la sociedad para que esclarezcan ese, así como los demás crímenes registrados durante los últimos años en esa parte de la región Centro de la entidad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.