Defiende delegado federal la incorporación de ex sicarios del crimen a becas de programas federales

0 37

– El caso de Gilberto Tapia, asesinado la semana pasada en Petatlán puede no ser el único, admite

– El objetivo de “Sembrando Vida” es sacar a los jóvenes de las actividades ilícitas e insertarlos en el sector productivo, dentro del marco legal

– Recuerda la frase de AMLO en campaña: “Queremos becarios, no sicarios”

Rogelio Agustín

El delegado del Gobierno de la República en Guerrero, Iván Hernández Díaz sostuvo que los antecedentes penales de Gilberto Tapia Mendoza, asesinado el fin de semana pasado en Petatlán no lo descalificaban para ser becario de Sembrando Vida, pues los programas federales van encaminados a permitir que la población juvenil se aleje de las filas del crimen organizado.

El 15 de julio, dos mujeres brigadistas de Sembrando Vida y un varón, que era becario del Gobierno Federal fueron privados de la libertad cuando se dirigían a la comunidad de El Pescado, al parecer por una célula de presuntos integrantes de La Familia Michoacana.

Las dos mujeres fueron liberadas y para la tarde del viernes 16 de julio, estaba confirmado que se encontraban de regreso con sus familias, sanas y salvas.

El 18 de julio, se confirmó que el joven reportado como becario, Gilberto Tapia Mendoza había sido encontrado muerto y que su cadáver presentaba huellas de tortura.

El 20 de julio se confirmó que el año pasado, Tapia Mendoza fue detenido el 2 de febrero de 2020 junto con su padre, Eusebio Tapia en posesión de armas de uso exclusivo y drogas en la comunidad de El Coacoyul, perteneciente a Zihuatanejo, por lo que fue ingresado al penal de Las Cruces, en Acapulco tres días después.

Gilberto, su padre y otros miembros de su familia fueron relacionados con el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), lo que se difundió con fuerza la jornada del miércoles 21 de julio.

Iván Hernández Díaz, delegado en Guerrero del Gobierno de la República reconoció que no debe sorprender a nadie que un joven con los antecedentes de Gilberto sea beneficiario de las becas que otorgan los programas federales, particularmente Sembrando Vida.

Explicó: “Programas como este tienen un objetivo muy noble, es justamente cambiar la actividad que tienen muchas personas en esas regiones del estado, a actividades lícitas. Es un programa que parte siempre de la buena fe de las personas”.

Aclaró: “Sembrando Vida no es un programa que realice procesos de fiscalización, partimos como en todas las acciones de programas sociales, de la buena fe de las personas que se incorporan”.

Luego, sostuvo que nadie que se encuentre inmerso en una actividad fuera de la ley está destinado a permanecer en ella durante toda su vida.

Indicó: “Nosotros lo que buscamos es que las personas dejen esas actividades y sería contradictorio que esa fuera una negativa. Porque justamente queremos que las personas cambien ese tipo de actividades, para girar hacia situaciones productivas lícitas”.

De hecho, consideró que es lógico encontrar en los padrones de los programas sociales, a personas que antes tenían alguna actividad distinta, pues el objetivo es ayudarles a cambiar sus vidas.

“De eso se trata la ampliación del programa que está enfocada a la Sierra, a la Montaña de Guerrero, porque queremos contribuir a que dejen de sembrarse enervantes y que puedan tener un ingreso garantizado, tener estabilidad en su alimentación, en sus necesidades básicas de manera completamente lícita”, anotó.
De hecho, recordó la frase que llegó a decir varias veces el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador en su campaña de proselitismo: “Queremos becarios, no sicarios”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.