El alcalde solicitará acciones rápidas y concretas para frenar la violencia

 

 

El alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena sostuvo que el hallazgo del cadáver de una mujer y su bebé de aproximados dos años constituye un mensaje entre grupos del crimen organizado, los que actúan con ese nivel de crueldad para atemorizarse entre sí.

En la residencia oficial Casa Guerrero, el primer edil sostuvo que en la administración municipal de Chilpancingo se trabaja permanentemente para evitar sucesos como el registrado la noche del jueves 19 de enero.

Indicó que se debe esperar al reporte que en su momento emita la Fiscalía General del Estado (FGE), para de esa manera conocer más detalles sobre el hecho.

Anticipó que este viernes sesionaría el Consejo de Seguridad Pública, con la presencia del gobernador Héctor Astudillo Flores.

En dicha instancia, Leyva Mena sostuvo que se solicitarían acciones contundentes, concretas y rápidas para contener el repunte de la violencia.

De primera instancia manejó el deceso del bebé encontrado la noche del jueves en la colonia Norberto Flores Baños, ubicada en la periferia de la ciudad como un daño colateral, pero admitió que se debe esperar a conocer los detalles que informe la FGE sobre el caso para tener mayores elementos de juicio.

“Es obvio que un bebé no tiene nada que ver en este tipo de situaciones, en todo caso es un daño colateral de la violencia”, aseveró.

Sin embargo, sostuvo que si las autoridades del nivel federal, estatal, municipal y la sociedad en su conjunto cierran filas, el resultado puede ser una disminución importante en los niveles de violencia.

Expuso: “Este tipo de homicidios tan sanguinarios, reprobables obviamente causan indignación, aunque también generan temor entre la ciudadanía y es lo que esos grupos quieren”.

Sostuvo que ese hecho, sin lugar a dudas forma parte de la serie de mensajes que los grupos del crimen se lanzan entre sí para atemorizarse, pero ante los que sostuvo, las autoridades no se van a quedar inmóviles.

Deja tu opinión