Chilpancingo, 2 de febrero de 2017.- El alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, reconoció que puede ser sancionado por la Procuraduría de Protección Ecológica del Estado de Guerrero (PROPEG), por acondicionar espacios para dar alojo a la basura generada en la capital, que no cumplen la norma 083 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

 

En entrevista, el edil, dijo que el trasladar los desechos sólidos a un predio particular a las afueras de la ciudad, fue lo correcto, puesto que no lograron ningún acuerdo y no hubo solidaridad de las comunidades circunvecinas a Chilpancingo.   

 

Precisó que lugares como Buena Vista, Mazatlán y Palo Blanco, se rehusaron a albergar basura, por cuestiones relacionadas con la protección que brindan las policías comunitarias de la zona.

 

En el predio, ubicado entre el cerro conocido como ‘El Machohua’ y ‘El Huiteco’, detalló que se realizarán obras de mitigación, para controlar futuros problemas al suelo y a los mantos acuíferos cercanos, a pesar que el “centro de transferencia de residuos sólidos”, solo estará funcionando hasta el día sábado.

 

Así mismo, refirió que ya se había concretado un acuerdo entre el gobierno municipal de Eduardo Neri con pobladores de ‘El Platanal’, que se mantenían en rechazo de que el municipio de Chilpancingo trasladara los desechos de sus habitantes hasta esa zona y ello permitiría analizar otras opciones de manejo de basura.

 

Leyva Mena, explicó que todas las áreas del Ayuntamiento, apoyaron con brigadas para trasladar la basura abandonada en calles y parques, mismas que fueron llevadas al “centro de transferencia de residuos”.

Este jueves, tras un recorrido hecho por inspectores sanitarios de la Secretaría de Salud, se analizaría “levantar” la declaratoria de emergencia sanitaria, emitida por la esta dependencia, por el problema de basura en las vías públicas.

Deja tu opinión