En una gira de trabajo conjunta, los directores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)Mikel Arriola y de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), Nubia Mayorga entregaron más de 300 millones de pesos en obras para el estado de Guerrero.

En una gira de trabajo conjunta, los directivos de ambas dependencias federales estuvieron acompañados por el gobernador Héctor Astudillo Flores en los municipios de Atlixtac y Acatepec, ambos habitados mayoritariamente por población indígena.

Durante la gira de trabajo, las dependencias federales y la administración estatal informaron de la entrega de cuatro Unidades Médicas Rurales, que de acuerdo con los funcionarios involucrados, cuentan con más equipamiento que los centros de atención que opera la Secretaría de Salud (Ssa) estatal.

La titular de CDI, Nubia Mayorga explicó que la CDI aportó recursos para la construcción y equipamiento de las unidades, en tanto que el IMSS se encargará de mantenerlos funcionando con personal y medicamentos.

También inauguraron una Casa del Niño Indígena, cuya construcción tuvo un costo de 14 millones de pesos.

De acuerdo con la titular de CDI, las casas del niño indígena tienen la función de atender a por lo menos 6 mil menores que viven en pueblos originarios de muy difícil acceso, se espera contar con por lo menos 96 casas en el estado de Guerrero.

Dichas casas deben funcionar en localidades en las que se carece de escuelas de nivel básico y medio superior, en donde los niños estudian y comen, además de que tienen acceso a equipo de computo.

El director del IMSS, Mikel Arriola explicó que son 320 millones de pesos los entregados este viernes a Guerrero en diversas obras de beneficio social.

Refirió que las Unidades Médicas Rurales tienen la capacidad de proporcionar atención de primer nivel; con doctores permanentes, enfermeras y auxiliares de salud.

Comentó que en Guerrero ya había 15 unidades de este tipo, por lo que al abrir cuatro más se tienen 19, lo que implica un incremento del 26 por ciento.

También dijo que se tenían 19 unidades móviles, pero ahora se cuenta con 26,  lo que implica una inversión adicional de 74 millones de pesos.

Las unidades que se pusieron en operación este 17 de febrero, de acuerdo con el gobernador Astudillo Flores, permiten acercar los servicios gineco-obstétricos para combatir la mortalidad materna y la mortalidad infantil, que afectan particularmente en la región Montaña, por sus condiciones de marginación.

En dichas unidades se pueden atender partos sin complicaciones, de acuerdo con el titular del IMSS.

Deja tu opinión