El presidente de la Instructora evita entrevista sobre el caso de Saúl Beltrán

Chilpancingo, 10 de febrero.- Aunque ya está en curso el plazo de diez días hábiles para emitir un dictamen, la Comisión Instructora del Congreso local no ha sesionado para desahogar el juicio de procedencia iniciado contra el diputado local del PRI, Saúl Beltrán Orozco, sobre quien existe una orden de aprehensión por el delito de homicidio.

La jornada del miércoles 8 de febrero, la Comisión Permanente del Congreso local turnó a la Comisión Instructora, presidida por el diputado panista Iván Pachuca Domínguez la solicitud de Juicio de Procedencia solicitada por la Fiscalía General del Estado (FGE) en contra del diputado priísta Saúl Beltrán Orozco.

A Beltrán Orozco, una juez penal radicada en Iguala de la Independencia le libró una orden de aprehensión por el delito de homicidio, relacionándolo con al menos dos casos; entre ellos el del sacerdote José Ascensión Acuña, cometido en septiembre de 2014.

El padre Ascensión Acuña fue quien ofició la misa en que se bautizó a la hija de Raybel Jacobo De Almonte, secuestrador conocido bajo el alias de “El Tequilero”, con el que Beltrán estableció la relación de compadrazgo que fue documentada a principios de 2017.

De acuerdo con Flor Añorve Ocampo, presidenta de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, el Juicio de Procedencia debe dictaminarse en un término de diez días, el cual comenzó a correr a partir de la jornada de 8 de febrero, fecha en que la solicitud de la Fiscalía General del Estado (FGE) se turnó a la Comisión Instructora.

De hecho, la diputada Añorve Ocampo solicitó que a partir de que el juicio se turnó a la Instructora, toda la información relacionada con el caso debía manejarse a través de Iván Pachuca, presidente de la Comisión de referencia.

La tarde del viernes, este medio informativo solicitó una entrevista telefónica al diputado Pachuca Domínguez, quien de primera instancia se excusó con el argumento de que se encontraba manejando en carretera.

Solicitó un plazo de media hora, tiempo en el que se insistió en establecer la comunicación, pero el representante popular emanado del PAN solicitó una prórroga de “unos minutos”.

Instantes después planteó una nueva evasiva: “aguántame tantito” y posteriormente dejó de atender las llamadas.

De los otros integrantes de la Instructora se buscó la comunicación con el priísta Cuauhtémoc Salgado Romero, cuyo teléfono mandó directamente a buzón y lo mismo sucedió con Silvia Romero Suárez, integrante de la fracción parlamentaria del PRD.

Quien sí respondió fue el secretario de la Comisión, Ernesto Fidel González Pérez, militante del PRD y quien señaló que la Instructora no ha sesionado porque el presidente no ha convocado a los demás integrantes.

“El término de diez días está corriendo, nosotros pudimos sesionar desde el mismo miércoles y yo estaba listo, sin embargo el presidente no nos convocó”, dijo el legislador.

Comentó que sobre el caso, solo tiene conocimiento de que el asunto ya les fue turnado y de que para el viernes iban dos de los diez días hábiles que se tienen para presentar el dictamen.

“Nos dicen que los asesores ya están trabajando, pero creo que nosotros, los diputados ya deberíamos tener una reunión de trabajo para desahogar el asunto, que es sumamente importante”, aseveró.

En su caso, dijo que está listo para trabajar sobre el juicio, pero insistió en la necesidad de que el presidente haga el llamado correspondiente para que haya una valoración puntual de cada uno de los elementos que ya proporcionó la FGE.

Deja tu opinión