Policías despedidos de Chilpancingo tomaron durante una hora las instalaciones del Palacio Municipal, exigen su reinstalación o el pago de un finiquito justo.

Los elementos que fueron despedidos en diciembre pasado, llegaron a las instalaciones del ayuntamiento y solicitaron la instalación de una mesa de trabajo con el alcalde Marco Antonio Leyva Mena.

De entrada, señalaron que lo que el ayuntamiento les ofrece es muy poco, además de que los enviados de la administración no respetan los acuerdos que están contenidos en minutas.

Para forzar La instalación de una mesa de trabajo, cerraron las dos puertas de acceso, denunciando que los enviados del ayuntamiento no han respetado lo firmado por sus superiores.

Hasta la jornada del lunes, el municipio les debía cinco quincenas, lo que consideraron como un acto de arbitrariedad.

Antes de las 12:00 horas, el alcalde Marco Antonio Leyva Mena les ofreció una reunión, a los que el grupo de manifestantes accedieron y liberaron las puertas del ayuntamiento.

Aunque sostienen que son 28 los elementos que fueron despedidos de manera injustificada, los manifestantes reconocieron que hay por lo menos cinco de sus compañeros que ya llegaron a un pacto con la administración.

Ellos dijeron que se mantienen firmes en la resistencia, porque el finiquito que les ofrecen está muy por debajo de lo que les corresponde por ley.

                   

Deja tu opinión