• Ninguno presenta heridas de bala, todos fueron torturados  

 

 

De acuerdo con el reporte del Servicio Médico Forense (Semefo), los ocho cadáveres encontrados la madrugada del lunes dentro de una camioneta abandonada, frente al cuartel de la Policía del Estado son varones, fueron torturados y todos murieron por asfixia, ninguno presenta heridas de bala ni mutilaciones.

Roberto Alvarez Heredia, vocero oficial del Grupo de Coordinación Guerrero (GCG) informó que la primer corporación que acordonó la zona del hallazgo fue la Policía del Estado, ya que fueron sus elementos los que recibieron el primer llamado de alerta, luego de que desconocidos abandonaran una camioneta X-Trail color blanca, con placas del estado de Guerrero cerca de as caballerizas de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Después se sumaron elementos de la Ministerial y personal del Ejército Mexicano, quienes resguardaron los trabajos del Servicio Médico Forense (Semefo).

El vocero precisó que todos los cuerpos corresponden a varones, el rango de edad va de los 25 a 35 años, solamente en un caso se estimo que cuando mucho tenía 19.

A ninguno de los cadáveres se les encontró documentación que permitiera su identificación.

No presentan heridas de bala, aunque sí lesiones que dejan al descubierto que fueron torturados, “al parecer los tablearon”, indica el vocero oficial del GCG.

Los estudios del forense indican que todos murieron por asfixia, sus captores prácticamente les forraron la cabeza con cinta canela, de tal suerte que murieron ante la ausencia de oxigeno.

Cuando la policía los encontró, los cuerpos estaban envueltos en cobijas y bolsas de plástico.

La Fiscalía General del Estado (FGE) ya inició la carpeta de investigación correspondiente, pero hasta entrada la tarde no se tenían pistas claras, solo se presumía lo que en otros casos, que se trataba de una acción perpetrada por uno de los grupos del crimen organizado que se disputan el control de Chilpancingo.

   

Deja tu opinión