El colectivo Camina Violeta, encabezó por segundo año consecutivo, una movilización para exigir que la violencia hacia las mujeres no sea «invisibilizada», a raíz del grave problema de inseguridad en el estado.

La integrante del Colectivo Camina Violeta, Yolitzin Jaimes Rendón, señaló que la marcha al igual que el año pasado, se realizó para pedir también la liberación de Lucía Baltazar Miranda, mejor conocida como Lucy, que fue detenida hace más de un año y medio, cuando aún era estudiante de la Unidad Académica de Artes de la Universidad Autónoma de Guerrero.

Según relató, en 2015 la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) detuvo a Lucy en la Ciudad de México, de forma ilegal y sin acusaciones, para posteriormente trasladarla al penal de máxima seguridad en Tepic, Nayarit, donde permanece recluida.

«Estamos aquí porque exigimos que se elimine el acoso callejero, exigimos que pare la violencia sexual cibernética, la trata de personas, el trabajo infantil, pedimos que dejen de decidir sobre nuestros cuerpos», comentó Jaimes Rendón.

La Alianza Feminista, que fue la organización que solicitó a la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM) que declarara la Alerta de Violencia de Género (AVG) en el estado, no participó en la movilización.

La marcha inició en el Monumento a las Banderas, en la avenida Lázaro Cárdenas y continuó hasta la Plaza Cívica Primer Congreso de Anáhuac, donde se realizó un mitin por los 25 feminicidios contabilizados en estos primeros meses de 2017, según cifras de la Asociación Guerrerense contra la Violencia hacia las Mujeres.

Deja tu opinión