* Por el daño que generan a la población

 

El presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Congreso local, Ricardo Mejía Berdeja consideró importante impulsar acciones que detengan las extorsiones que se realizan desde los centros penitenciarios de la entidad.  

Para el también coordinador de la fracción parlamentaria del Movimiento Ciudadano (MC) en el Congreso local, es un hecho que el sistema penitenciario atraviesa por una crisis de gobernabilidad muy serio, pues las cárceles han pasado a ser una escuela de delincuentes.

Lo anterior, porque se sabe que varios penales se han convertido en centros de extorsión..

“En Guerrero la extorsión  es una epidemia, un problema que ha rebasado a las autoridades y en algunos casos se cuenta con complicidad de las mismas”, aseguró el representante popular.

Por eso, dijo que es importante que desde todos los frentes, hablando en términos de la adecuación de la ley, pero también de la actuación de la autoridad y la dirección de  los reclusorios se implementen acciones para frenar dicha conducta delictiva.

 “Para nadie es un secreto que las llamadas telefónicas de extorsiones que se reciben en los hogares guerrerenses en muchos de los casos provienen desde el interior de las cárceles, desde ahí se generan estos delitos sin que la autoridad carcelaria lo impida”, insistió.

Consideró necesario solicitar a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), haga las revisiones encaminadas a detectar aparatos celulares en el interior de los penales, pues indicó; no se puede permitir que las instituciones que se crearon para corregir a los delincuentes, permanezcan como universidades del crimen.

De la forma en que funcionan actualmente las cosas, dijo que parece que el régimen penitenciario lo imponen los reclusos y no los custodios ni las autoridades estatales.

Deja tu opinión