El rector electo de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), Javier Saldaña Almazán ratificó su rechazo a la quema de libros y batas, por los trágicos desenlaces que llegan a tener.

Saldaña Almazán, comentó que semana pasada, un estudiante de la Unidad Académica de Medicina perdió la vida al término de una quema de batas, un taxi lo arrolló cuando intentaba atravesar la vía publica en el puerto de Acapulco.

Ese joven era hijo de un trabajador académico de la institución, sin embargo, destacó que el problema real es la cantidad de alcohol que corre en cada una de esas festividades.

Reconoció que ha sido objeto de muchas críticas a partir de que se opone a dichas festividades, las que admitió, están muy arraigadas en la comunidad estudiantil y siempre los comités pro clausura intentan revivirlas.  

Por eso, anticipó que a pesar del problema de popularidad que le pueda representar, la prohibición permanecerá durante su nuevo rectorado.

“La verdad es que hay que cuidar a nuestras juventudes, y la verdad en muchas ocasiones hemos tenido desenlaces muy complicados”, anotó.

Recordó que en el contexto histórico, el emperador Napoleón Bonaparte ordenó la quema de todos los libros que se tuvieran a a mano, para evitar que los pueblos se pudieran cultivar.

Por esa razón, la lectura de quemar libros o quemar batas en las escuelas de la casa de estudios, de ninguna manera puede tener una lectura positiva.

Deja tu opinión