*La ola de violencia pega lo mismo a ciudadanos que a miembros de la clase política

 

La semana Santa 2017 dejó un saldo de por lo menos 46 asesinatos dolosos en las siete regiones de Guerrero, entre las víctimas mortales hay miembros de la clase política estatal, por lo menos dos permanecen en calidad de desaparecidos.

La madrugada del sábado 8 de abril, cuando ya se registraba en los principales destinos turísticos de Guerrero un despliegue importante de militares y policías para resguardar a los visitantes, en el bar “La Malquerida” de Zihuatanejo se registró una balacera que dejó un saldo de cuatro muertos y por lo menos dos heridos.

Ese mismo día, en la cabecera municipal de Acapetlahuaya, en la región Norte de Guerrero, el ex diputado local del PRD, Roger Arellano Sotelo y su tío, Octavio Arellano Eloísa fueron asesinados a balazos por un grupo de hombres armados que se introdujo hasta el domicilio del también ex alcalde, cuando este se alistaba para recibir las festividades de la Semana Santa.

Roger Arellano fue asesinado en el patio de su domicilio, en tanto que su tío fue trasladado a una clínica particular de Teloloapan, en donde murió a consecuencia de la gravedad de sus lesiones.

La madrugada del domingo 9, la capital de Guerrero vivió una jornada de conmoción cuando el cadáver de un niño de 13 años fue encontrado tirado en las inmediaciones de la colonia San Lucas.

La víctima fue un estudiante de secundaria cuyo cuerpo presentaba huellas de tortura.

Cuestionado sobre el hecho, el titular de la Secretaría de la Juventud, Humberto Díaz  illanueva declaró que muchos menores han sido asesinados porque cometieron el error de involucrarse con la delincuencia organizada, ante la inconformidad que generó su comentario, el funcionario tuvo que recurrir a los medios para señalar que su declaración de origen fue sacada de contexto.    

La madrugada del lunes 10 de abril, en una camioneta abandonada en la puerta que lleva hacia las caballerizas de la Policía del Estado, personal de diferentes corporaciones encontró ocho cadáveres de hombres que fueron torturados antes de ser asesinados, todos por asfixia.

Al menos cinco de las víctimas fueron vecinos del municipio de Tixtla, uno de ellos hijo de una empleada de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Para las 18:00 horas del mismo lunes 10, en la cabecera municipal de Pungarabato, en la Tierra Caliente de Guerrero, al menos tres pistoleros se metieron al domicilio de Modesto Carranza Catalán, suplente del diputado Saúl Beltrán Orozco, compadre de Raybel Jacobo de Almonte, secuestrador conocido bajo el alias de “El Tequilero” y lo mataron a tiros.

Carranza Catalán ya había fungido como sindico en Ajuchitlán del Progreso de 2005 a 2008, no pudo culminar su periodo de ejercicio constitucional porque las amenazas del crimen organizado lo forzaron a dejar la Tierra Caliente de Guerrero.

La jornada del martes 11, en las inmediaciones de Chilpancingo la policía encontró cuatro cadáveres de personas envueltas en bolsas color negras; uno en la carretera federal México-Acapulco, en el punto conocido como “El Cristo” antes de llegar a Zumpango, los otros tres sobre la Autopista del Sol.

Ese mismo día, en los municipios de Acapulco, Zihuatanejo y Ometepec, en las costas Grande y Chica se tuvo un saldo de tres personas ejecutadas, la víctima del puerto fue descuartizada.

El mismo martes, en la comunidad de San Luis la Loma, elementos de la Policía Federal (PF) realizaron un operativo que culminó con la detención de Rubén, el “Nene” Granados y por lo menos nueve integrantes de la organización delictiva que dirige.

El miércoles 12, cuando regresaba de visitar varias comunidades de la Sierra, en la cabecera municipal de Coyuca de Catalán fue privado de la libertad por un grupo de hombres Armados el ex diputado local y federal por el PRD Catalino Duarte Ortuño, quien también fue presidente municipal de Zirándaro de 2005 a 2008.

Duarte Ortuño fue el creador de las autodefensas que desde la sierra de San Miguel Totolapan combaten desde 2015 a Raybel Jacobo de Almonte, alias “El Tequilero”.

Desde las 18:30 horas del miércoles, las autoridades no tienen información relacionada con el paradero de Duarte Ortuño.

La madrugada del viernes 14 de abril, en una cueva ubicada en la periferia de Acapulco fueron encontrados cuatro cadáveres en estado de descomposición, entre las víctimas estuvo una mujer.

Una quinta víctima mortal se registró en la colonia Progreso, cuando una mujer fue abatida a tiros por personas desconocidas.

El mediodía del viernes, un grupo de hombres armados tomó cautivo al presidente municipal de Alcozauca, Nicolás Diego Herrera, cuando junto con su familia circulaba sobre la carretera estatal que va de Olinalá hacia Copalillo, en el límite de la Montaña con la región Norte de Guerrero.

De acuerdo con la versión proporcionada por una integrante de la familia, a la camioneta que manejaba el primer edil le salieron al paso varios hombres disparando al aire, lo que obligó a  Diego Herrera a detener la marcha, acto seguido fue tomado cautivo y llevado con los delincuentes, mientras su familia se quedaba varada en la carretera.   

El sábado 15, un hombre fue abatido a tiros en una fiesta en el municipio de Coyuca de Benítez.

El mismo sábado, una persecución dejó el saldo de un muerto y siete heridos en el puerto de Acapulco.

La mañana del domingo se registraron dos asesinatos en diferentes puntos de Acapulco, una de las víctimas fue un elemento de la Marina Armada de México que estaba vestido de civil.

De acuerdo con el reporte policiaco, el Marino fue ejecutado de dos balazos en la cabeza, sin que se conozca hasta el momento el móvil del atentado.

Deja tu opinión