La mañana del miércoles, desconocidos arrojaron un cadáver cerca de las instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE), en la parte sur de Chilpancingo.

De acuerdo con la policía local, el cadáver estaba envuelto en bolsas de plástico color negro, con huellas de tortura muy claras.

El punto de hallazgo es la vialidad que lleva hacia el Centro de Integración Juvenil (CIJ), cerca del entronque que permite llegar también a la Ciudad Judicial y las instalaciones del Centro de Readaptación Social (Cereso).

Aunque a la zona se movilizaron elementos de la Policía del Estado, la Policía Federal (PF) y personal del Ejército Mexicano, no hubo reporte de detenciones.

En tres ocasiones anteriores, desconocidos han tirado cadáveres en el mismo punto, aunque en bloques de dos víctimas por fecha.

Junto a los cuerpos, los perpetradores del crimen suelen dejar cartulinas con mensajes intimidatorios.

El cadáver fue trasladado al Servicio Médico Forense (Semefo) en calidad de desconocido.

Deja tu opinión