* Hay una estadística de 225 asesinatos por cada 100 mil habitantes, más que en Venezuela y Acapulco 

 

 

El vocero del colectivo Siempre Vivos, José Díaz Navarro sostuvo que por la cantidad de asesinatos dolosos, desapariciones, secuestros y la expulsión de familias que se han autoexiliado, Chilapa debe ubicarse como la ciudad más violenta de toda América Latina.

En Chilpancingo, el profesor Díaz Navarro recordó que este 9 de mayo se cumplieron dos años de que al menos 300 civiles armados se apoderaran de la cabecera municipal de Chilapa, lo que dejó un saldo inicial de 30 personas desaparecidas, cantidad que creció de manera desproporcionada en los meses siguientes.

Del primero de enero al 8 de mayo del presenta año, dijo que Chilapa registro 122 asesinatos dolosos, una cifra que debe generar alarma por tratarse de una cantidad de crímenes registrada en 127 días.

El vocero de Siempre Vivos lleva un año viviendo fuera de Chilapa, ya que la delincuencia organizada emitió una orden de ejecución en su contra, la causa fue exigir la presentación con vida de cinco familiares desaparecidos y organizar a las víctimas del 9 al 14 de mayo de 2015.

El sostiene que los civiles armados que ocuparon Chilapa, quienes ahora se asumen como “Comunitarios por la paz y la Justicia, son los principales responsables desatada en lo que denomina como “el corredor de la muerte”. Dicho corredor comprende los municipios de Chilapa, Zitala, Tixtla y Chilpancingo.

Hablar de 122 asesinatos dolosos en un periodo de 127 días, para el profesor Navarro resulta alarmante, por lo que la sociedad debe conocer dicho dato y manifestar su inconformidad con ello.

“Nosotros somos la ciudad más peligrosa de América Latina; a nivel mundial estamos en los primeros lugares, ya estamos por encima de Acapulco, que era el segundo lugar a nivel nacional”, destacó.

Dijo que Acapulco está en un promedio de 120 a 140 homicidios por cada 100 mil habitantes; Venezuela 160 homicidios por cada 100 mil habitantes, en tanto que en Chilapa la medición es de 225 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Indicó: “Sin lugar a dudas, somos una ciudad que padece la ineptitud, la corrupción y la complicidad de las autoridades con los delincuentes, debemos entre todos detener esta violencia”.

El temor que prevalece en la zona es tal, que refirió que los choferes de las urvans del transporte público ya no quieren llegar hasta Chilpancingo, pues asumen que se exponen a ser atacados.

A estas alturas, dijo que ya nadie se quiere acercar al colectivo Siempre vivos por el riesgo representa estar cerca de sus integrantes.

“Yo tengo una orden de ejecución en mi contra”, aseveró.

Si bien el colectivo que representa tiene registrados de 120 a 130 desaparecidos, en realidad hay más de 300 casos documentados en Chilapa y hasta el momento, ninguna de las familias ha recuperado a su ser querido.

Por esa razón, pidió que la comunidad nacional ponga atención en lo que sucede en esta parte de la región Centro del estado de Guerrero.

Deja tu opinión