SNI, Chilpancingo, 12 de mayo de 2017.- Luego de ser realizado un operativo policial para reforzar la cabecera municipal de San Miguel Totolapan, después de los retenes de grupos armados, el gobernador Héctor Astudillo Flores, sostuvo que el gobierno estatal no será rehén de los grupos delincuenciales. 
 
A las 13 horas de este viernes, el vocero de seguridad del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, confirmó el ingreso del Ejército Mexicano, Policía del Estado y agentes de la Fiscalía General del Estado a San Miguel Totolapan, que se encontraba resguardada por Integrantes del Movimiento por La Paz y la Justicia de ese municipio. 
 
De manera simultánea en un evento en Palacio de Gobierno de Chilpancingo, el mandatario estatal reconoció que en la entidad «hay problemas» de inseguridad, los cuales dijo, se tienen que tratar con diálogo pero también «con una gran determinación». 
 
«El gobierno de Guerrero no puede ponerse en medio de dos grupos delincuenciales, el gobierno de Guerrero tiene que actuar, ni en Tierra Caliente ni en ningún lado podemos ser rehenes de grupos delincuenciales», aseguró Astudillo Flores, después de ser informado sobre el operativo que se implementaba de manera simultánea en el municipio de la Tierra Caliente.
 
Astudillo Flores recibió una llamada telefónica durante la reinstalación del Comité Estatal de Información Estadística y Geográfica (GEIEG) del estado y posteriormente reconoció la presencia de problemas en San Miguel Totolapan.
 
El municipio permanecía resguardado por autodefensas desde la madrugada del 10 de mayo, tras un enfrentamiento entre grupos armados, que dejó un saldo de 8 personas muertas. 
 
«El problema es la violencia pero no podemos deternos», concluyó Astudillo Flores, quien no concedió entrevista a los medios de comunicación.
Deja tu opinión