El representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Alan García Campos sugirió al gobierno estatal que encabeza Héctor Astudillo Flores, a no «adelantarse» en vincular asesinatos con cuestiones relacionadas a la delincuencia organizada.

Durante su visita a un foro en materia de desaparición en el Congreso del Estado, indicó que hacer declaraciones que no están sustentadas a una validación judicial, es una conducta que desde la Organización de las Naciones Unidades (ONU) se percibe como inadecuada.

«Favorece a una revictimización, contribuye a una estigmatización y apela a diluir la responsabilidad de las autoridades… como si se tratará de vidas prescindibles», precisó el representante.

Planteó que las vidas deben respetarse, y que las consideraciones sean atribución de un juez, que debe de determinar derivado de un proceso judicial, la situación del individuo.

Señaló que Guerrero no ha sido ajeno al grave problema de inseguridad y violencia en el país, y muestra de ello es que la entidad suriana es colocada en el primer sitio de fosas clandestinas encontradas, con 195 desde enero de 2017, lo cual significa un «problema serio».

Recalcó que ante ese problema en Guerrero, de violencia, desapariciones y asesinatos, no se tiene contemplado nombrar un comisionado especial para la atención de los casos, además porque la estructura de la organización es centralizada.

«No se tiene previsto ni una persona ni la instalación de una oficina regional para Guerrero, no porque no se entienda la dimensión del problema en la entidad, sino que la oficina tiene una estructura centralizada», precisó.

En semanas pasadas, el gobernador Héctor Astudillo Flores dijo ante un medio de comunicación nacional, que el 98 por ciento de los asesinatos tenían una relación directa con temas de delincuencia organizada. 

Deja tu opinión