Unos 20 locales se instalaron en un área del centro histórico de Chilpancingo, a pesar de existir un acuerdo de cabildo, el cual señala que el Ayuntamiento Municipal no deberá otorgar permisos para la realización de actividades comerciales en el zócalo. 
 
Tras una confrontación que sostuvieron comerciantes afiliados a la Cámara Nacional del Comercio (CANACO) en Chilpancingo, con trabajadores de la Dirección de Gobernación Municipal, el alcalde Marco Antonio Leyva Mena reiteró que el zócalo capitalino, solo podría utilizarse para eventos recreativos, artísticos y culturales. 
 
Sin embargo, este lunes los comerciantes ofrecieron cortinas de papel, plantas, entre otros artículos relacionados al festejo del tradicional Día de las Madres. 
 
El punto de venta, se ubicó a un costado del Museo Regional Guerrerense (MRG) y de la Catedral de la Asunción de María. 
 
Días antes, Leyva Mena reconoció que la directora del MRG, Maura Liliana Ortiz Carrasco, le había propuesto que ya no se permitiera la instalación de comercios en las inmediaciones del edificio, porque afectaba la estructura de la construcción. 
 
Para la instalación de los locales, tuvieron que retirarse al menos cuatro aseadores de calzado, mejor conocidos como “boleros”, integrantes de la Organización de Lustradores de Calzado Primer Congreso de Anáhuac.
 
 
 
 
 
 
 
Deja tu opinión