Campesinos del estado aglutinados en la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) tomaron las oficinas de la delegación estatal de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) para exigir la entrega de apoyos a más de 20 mil productores, luego de un mes de retraso.

Respaldados por el dirigente nacional de la UNTA, Álvaro López Ríos, alrededor de mil campesinos de las regiones Costa Grande, Costa Chica, Tierra Caliente, Acapulco, Norte y Montaña, iniciaron un plantón a las afueras de la delegación de SAGARPA en Chilpancingo, luego de que fueran “plantados” para la entrega de apoyos, la cual estaba prevista para este lunes.

“Estamos francamente indignados porque el burocratismo y los circuitos de corrupción que se generan en la SAGARPA tienen postrado al campo, y frente al inicio del ciclo de siembras, es francamente una estupidez que esta delegación, que todas las delegaciones de la SAGARPA, en cierta medida, están súper editando el arranque de la entrega de los recursos a que tenga que venir el Secretario de Agricultura. Nos parece algo absurdo y condenable”, criticó el dirigente nacional de la organización, Álvaro López Ríos.

Indicó que el plantón será por 24 horas en Guerrero, tiempo en el que esperarán a que haya una respuesta por parte de la delegación a la demanda de entrega de apoyos, de lo contrario, mañana iniciarán una marcha hacia la Ciudad de México para plantarse en las oficinas centrales de la dependencia federal.

López Ríos señaló que la única comunicación que han sostenido hasta el momento es con el subsecretario de SAGARPA, Jorge Narváez, quien le comentó que no ha podido establecer comunicación con el encargado del PIMAF para la entrega de apoyos a los productores, y solucionar la problemática,  lo cual criticó al señalar que si un subsecretario no puede localizar a un subalterno, “pues en este país estamos de cabeza”. 

“Estamos frente a un gobierno que se las gasta de todas, todas,  en procesos electorales y lapida recursos a la basura, pero programas que tienen que ver con la producción de alimentos de este país, parece que son cómplices de las empresas trasnacionales, para que, en lugar de producir lo que nos comemos, tengamos que importar y seguir creciendo en importaciones de granos para incrementar criminalmente el consumo externo del país”, reclamó.

Por su parte, el dirigente estatal de la UNTA, Marco Antonio Reyes Campos, explicó que los apoyos a productores debieron entregarse desde el mes pasado, sin embargo, luego de acuerdos con la SAGARPA extendieron el plazo hasta este lunes 12 de junio, pero las autoridades no cumplieron, retrasando más el inicio de siembra de maíz y frijol, principalmente.

Puntualizó que, solo para la producción de maíz, son 10 mil 671 campesinos que están esperando la entrega de mil 500 pesos por hectárea para iniciar la siembra, los cuales servirán para aminorar la inversión de 15 mil pesos que cuesta sembrar cada hectárea.

“Hemos encontrado ciertas faltas en la mecánica operativa para la entrega de dichos apoyos. Como ustedes saben, el temporal ya se estableció en Guerrero, y el temporal no conoce de mecánicas, no conoce de tiempos de los programa o de los recursos fiscales y, entonces,  ante la desesperación de los compañeros productores en Guerrero, decidimos hoy movilizarnos y tomar esta delegación hasta que atiendan la demanda de nuestros compañeros”, explicó.

Reyes Campos afirmó que los productores de Guerrero ya no son de autoconsumo, sino que producen más de un millón y medio de toneladas de maíz al año, sin embargo, la falta de centros de acopio en el estado, hace que solo 125 mil toneladas queden en la entidad, y la demás salgan para después retornar a Guerrero a precios más altos.

Deja tu opinión