Acapulco, Gro.- Habitantes de Tunzingo, acusaron al sacerdote Juan Rodríguez Cruz, quien en estado de ebriedad ‘toco’ al menos a 13 niñas que realizaban su confesión para su primer comunión en la Iglesia del Sagrado Corazón.

Tras la acusación llegaron padres de familia a la parroquia del poblado de Tunzingo, y golpearon al sacerdote, quien estaba alcoholizado.

«Ayer hubo una confesión, se están preparando para la primera comunión y la confesión empezó  a las ocho medio de la noche y le dijimos a la catequista que era muy tarde.

«Paso una niña, tardó diez minutos y luego otra, una de ellas me dijo que si era normal que el cura le tocará sus pechos con las manos», contó Ana una madre de familia a la que el párroco le había tocado.

Dijo que el cura, Juan Rodríguez Cruz, había llegado en completo estado de ebriedad y al realizar la confesión de los menores los agredió sexualmente.
Deja tu opinión