Alumnos y representantes de grupo de la unidad académica de Enfermería número 4, acusaron al coordinador de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) en la zona norte, Alejandro Bueno Acuña, de incumplir su palabra y solapar las irregularidades cometidas en ese plantel de Taxco, por un grupo de cuatro personas administrativas que se escudan en su sindicato.

Se trata de estudiantes de los grupos 200, 400, 600 y 800, quienes la semana pasada cerraron el plantel en protesta por los malos tratos de la subdirectora de control escolar, Genoveva Mosqueda, así como del ausentismo de Ever Rebeca Galván quien se jacta de contar con el nombramiento de subcoordinadora académica de la UAGro en la zona norte y de la supervisora, Lucila Sandoval, que solapa a docentes faltistas.   

Los jóvenes narraron que hasta el plantel acudió Bueno Acuña para destrabar el conflicto y elaborar un acta de acuerdos que hasta el momento no ha cumplido el funcionario, donde expusieron los intereses personales del sindicato de la universidad, intendentes y administrativos, sin tomar en cuenta a la comunidad estudiantil que se ha cansado de tanta incompetencia de quienes deberían apoyar al alumnado y no lo hacen.

Dijeron que al interior de la institución existe hartazgo por las anomalías registradas y porque constantemente se privilegian caprichos personales de algunas personas con funciones administrativas, en lugar de trabajar por el fortalecimiento de la unidad de Enfermería. 

“Genoveva Mosqueda que es personal de confianza, dice que es encargada del centro de cómputo o subdirectora y nos prohíbe entrar con alimentos y bebidas a ese espacio, pero ella se dedica a platicar con sus compañeros y desayunan ahí mismo, nos dice que el lugar no es ciber para trabajar o imprimir”, dijeron.

Se refirieron a la subcoordinadora académica de la UAGro en la zona norte, Ever Rebeca Galván, a quien señalaron de contar con un historial de reportes de los propios alumnos por no presentarse a clases, lo mismo que la supervisora Lucila Sandoval quien solapa a los docentes que no acuden a dar cátedra en el plantel. 

Reprocharon la incompetencia de las secretarias Aleida y Sabrina que ocupan hasta dos horas y media para desayunar y retrasan por espacio de ocho días los trámites de los estudiantes, mientras que la persona de intendencia no tiene en buenas condiciones su área de trabajo y eso no corresponde a una institución dedicada a la salud.

Reclamaron que a una semana de su protesta y de haber firmado el acta de acuerdos, el coordinador de la universidad en la región norte, Alejandro Bueno, no cumple con lo que firmó y hace caso omiso a las anomalías registradas en la unidad de enfermería de Taxco, por lo que pidieron la intervención del rector, Javier Saldaña Almazán, para que conozca realmente el problema y lo resuelva.

Deja tu opinión