El presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Guerrero (CEDHG), Ramón Navarrete Magdaleno consideró necesario que el Estado garantice las condiciones de vida para cientos de familias que se están desplazando de las comunidades de Chilapa de Alvarez, en la región Centro de Guerrero.

Navarrete Magdaleno, comentó que la semana pasada, ante las versiones periodísticas que se dieron a conocer en torno al abandono de comunidades como Tepozcuautla, Ahuihuiyuco y Tetitlán de la Lima, personal de la comisión a su cargo se dio a la tarea de buscar a los desplazados en Chilpancingo, pero no lo consiguieron.

De cualquier manera, dijo que en caso de conseguir la ubicación de las familias, el tema se manejaría con mucho sigilo, para evitar que quienes los amenazan, tengan la posibilidad de cumplir con sus advertencias.

El presidente de la CEDHG, reconoció que por la cercanía que hay entre Chilapa y Chilpancingo, los grupos que han amenazado a los desplazados podrían buscar la forma de concretizar sus amagos.

Por esa razón, sugirió que haya prudencia en cuanto al manejo de la información respecto al paradero de las familias que por miedo salieron de sus comunidades.

En lo que sí manifestó que se debe hacer hincapié, es en la necesidad de atender problemas como el de un espacio adecuado para el alojamiento; servicios de salud, agua y en algunos casos hasta empleo.

El problema no es nuevo, se ha enfrentado con pobladores de comunidades atacadas por el crimen en los municipios de San Miguel Totolapan, Tlacotepec, Teloloapan, Cocula y Petatlán, por mencionar algunos casos.

En muchos casos no se les ha podido mantener ocultos, pero en otros se ha logrado la reubicación de manera satisfactoria.

Cuando se alberga a las familias amenazadas en zonas urbanas, indicó que lo primero que se enfrenta es el problema del hacinamiento, pues cuando se tiene a más de cien  personas en un hotel o salón de fiestas, es cuestión de tiempo para que haga crisis el baño, agua, las raciones alimenticias y el tema del estrés.

Por esa razón, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Guerrero consideró importante generar las condiciones para que los desplazados regresen a sus lugares de origen, pues nunca un albergue provisional se acercará a todo lo que tenían en el lugar del que se les expulsó.

Deja tu opinión