A dos días de que venciera el plazo de tres semanas para esclarecer el asesinato del ex presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local, la Fiscalía General del Estado (FGE) todavía no entrega ningún informe al Congreso local, como lo anunció su titular, Javier Olea Peláez en su comparecencia del 26 de junio.

Entrevistada al término de la sesión que se desahogó  este martes 18 de julio, la presidenta de la Junta de Coordinación Política, Flor Añorve Ocampo manifestó que hasta este momento, en la Oficialía Mayor no existe ningún documento entregado por parte del fiscal Olea Peláez.

“Nosotros todavía no hemos recibido nada”, indicó la también coordinadora de la fracción parlamentaria del PRI.

Comentó que son varios los representantes populares que están interesados en conocer los avances que habrá de hacer llegar el responsable de la FGE, sobre todo porque fue el mismo el que se puso un plazo de tres semanas, cuando conoce la dimensión del caso en mención.

No quiso emitir un juicio respecto al posible incumplimiento del jurista, aunque sí reconoció que fue el propio Olea, quien públicamente estableció dicho compromiso en la apertura de su comparecencia ante comisiones unidas.

Armando Chavarría Barrera fue asesinado el 20 de agosto de 2009 en la puerta de su casa, en el lado sur de Chilpancingo, cuando se desempeñaba como líder del Congreso y se perfilaba como candidato a la gubernatura por el PRD.

Han pasado casi ocho años y la FGE ha sido ocupada por ocho titulares, incluido Javier Olea Peláez.

Otros dos fiscales en su momento dieron a conocer públicamente que estaban a punto de esclarecer el caso, sin pasar más allá del anuncio difundido ampliamente en los medios de comunicación.

El primero fue David Augusto Sotelo Rosas, en la etapa final de la administración de Carlos Zeferino Torreblanca Galindo y después Martha Elba Garzón Bernal, en el inicio de la administración de Angel Aguirre Rivero.

Ambos gobiernos emanaron de las filas PRD.

Deja tu opinión