La mañana del viernes, estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa marcharon en las calles de Chilpancingo para exigir justicia en el caso de dos de sus compañeros muertos por atropellamiento, en un percance ocurrido en enero de 2014.

Alrededor de 50 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos se concentraron en las inmediaciones del antimonumento a los 43, ubicado sobre la avenida Lázaro Cárdenas.

De ahí comenzaron una caminada sobre la avenida Juan N. Alvarez hasta llegar a la plancha de concreto de la plaza central Primer Congreso de Anáhuac, en donde realizaron un mitin.

Exigieron que la juez de primera instancia del Distrito Judicial de Galeana, emita la sentencia correspondiente contra Benjamín Torres Salgado, camionero que la mañana del 7 de enero de 2014 atropelló y mató a dos estudiantes; Ferddy Fernández Vázquez Crispín y Eugenio Tamarit Huerta.

En el percance resultaron heridos cuatro estudiantes más, la mayoría de primer grado, que cumplían la encomienda de reunir dinero para completar sus raciones alimenticias en la normal rural.

Para los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, llama la atención el hecho de que a tres años de distancia la juez de la causa no haya emitido una sentencia condenatoria contra el chofer que embistió a sus compañeros, cuando son varias las agravantes que cometió.

En primer lugar destacaron que el camión no tenía ningún señalamiento de peligro, pese a que en la plataforma cargaba un tracto camión que tenía exceso de dimensiones.

También señalaron que pese a que el conductor se percató a tiempo de que los estudiantes estaban cerca de la carretera, no disminuyó la velocidad ni realizó ningún señalamiento de alerta, por lo que procedió de manera deliberada para cometer el atropellamiento.

Al tiempo en que un grupo realizaba un mitin en la plaza central, otro se trasladó hacia las instalaciones de la Ciudad Judicial, en el lado sur de Chilpancingo para entregar un documento al presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), en el que piden que se analice la forma en que la Juez de Primera Instancia de Tecpan de Galeana está manejando el caso.

El atropellamiento, así como la dilación en la administración de la justicia en este caso, de acuerdo con los manifestantes, es una consecuencia del proceso de criminalización que la Normal Rural ha sufrido en los últimos años.

Por esa razón, advirtieron que de ser necesario volverán a movilizarse, para evidenciar el incumplimiento que se está cometiendo en su contra.

Deja tu opinión