En la comunidad de Carrizal de Bravo

A casi 4 años de los daños generados por los fenómenos meteorológicos de Ingrid y Manuel, habitantes de la comunidad de Carrizal de Bravo, en el municipio de Leonardo Bravo, acuden a recibir atención médica a un Centro de Salud que tiene dictamen de riesgo de la Secretaría de Protección Civil.

El comisario de ese poblado, Salvador Marcos González, informó que desde el 2013 los habitantes acuden a recibir asistencia médica en unas instalaciones de salud pequeñas, que están en riesgo de derrumbarse.

Pasada la contingencia generada por el huracán Ingrid y la tormenta tropical Manuel, el gobierno en turno a cargo de Ángel Aguirre Rivero, ordenó la reconstrucción de ese Centro de Salud, sin embargo, actualmente la construcción no cuenta con puertas, ventanas, loseta, ni equipo médico.

Marcos González manifestó que en una gira que realizó el gobernador Héctor Astudillo Flores en Filo de Caballos, se comprometió a concluir y entregar la obra, la cual no había sido atendida por sus antecesores.

El 28 de junio, representantes del poblado de Carrizal de Bravo entregaron un documento ante la Secretaría General de Gobierno, integrado por fotografías que constatan el “pésimo” estado en el que recibían atención médica, además señalaron que persiste el temor de que la construcción pueda desplomarse.

Según las autoridades, son alrededor de 2 mil habitantes que conforman el poblado de Carrizal de Bravo, de los cuales apenas 170 mujeres han firmado un pliego petitorio para que la Secretaría de Salud agilice la conclusión del Centro de Salud.

“Necesitamos que se amplíen las instalaciones, porque en el mismo lugar donde nos dan consultas, también sirve para sala de expulsión… aparte para esperar la consulta debemos esperar afuera porque adentro el espacio es muy pequeño, en temporada de lluvias tenemos que estar afuera con nuestras sombrillas”, comentó una pobladora.

Deja tu opinión