Participan 12 hijos de víctimas de la capital  

Este viernes culminó el primer curso de actualización escolar dirigido a hijos de personas desaparecidas, secuestradas y asesinadas en Chilpancingo.

El curso se desarrolló en el auditorio de maestrías de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), participaron 12 de los 14 niños que fueron convocados por los colectivos que desde hace varios años reivindican la presentación con vida de personas desaparecidas.

Lamberto Castro de la Cruz, el profesor que coordinó el curso de actualización, señaló que el primer curso de actualización permitió detectar algunos de los problemas que enfrentan los hijos de víctimas directas en su proceso de formación escolar.

De primera instancia, dijo que los niños presentan complicaciones para comprender los textos que deben leer de manera regular, tampoco tienen una escritura clara, que les permita comunicar directamente las ideas.

Por esa razón, dijo que resulta importante buscar mecanismos que les permita comprender mejor su situación y recomponer su vida escolar.

“Lo que los niños exigen es que los entiendan, porque ya en su casa hay un ambiente distorsionado a partir del hecho del que son víctimas, pero ya en la escuela el maestro o la maestra no se dan cuenta de que han perdido un ser querido, que no tienen respuestas en torno a los cuestionamientos que se hacen y por eso necesitamos que maestros, directores y todos los que los rodean en su escuela les den la oportunidad de asimilar su realidad”.

Los problemas para los hijos de personas desaparecidas son principalmente de conducta, lo que se compensa mucho cuando encuentran empatía en sus maestros.

El profesor explicó que al primer curso se convocaron 14 niños, 12 acudieron durante dos semanas, cumplieron con sus horarios y desarrollaron todas las actividades.

En el cierre, dijo que los mismos niños evaluaron las condiciones en que llegaron al curso y como es que lo terminaron.

Precisó que en el curso solamente participaron niños de la periferia de Chilpancingo, por cuestiones económicas no llegaron hijos de víctimas que radican en comunidades de Eduardo Neri y Leonardo Bravo, por lo que se tenia al principio una expectativa de 32 niños.

Este, refirió que es un primer curso que se realiza en Chilpancingo, aunque se tiene la certeza de que hay la necesidad de impulsar acciones similares en diferentes puntos de la Tierra Caliente, zona Norte y en el puerto de Acapulco.

El profesor Castro de la Cruz es padre de un joven asesinado en la capital de Guerrero, aunque él ya tiene certeza de lo que sucedió con su ser querido sigue participando en el colectivo de la ciudad, con la certeza de que los niños que enfrentan la desaparición de sus padres no están recibiendo el apoyo que necesitan en sus escuelas.

Deja tu opinión