No trabajaran en el ayuntamiento

Los opositores a la alcaldesa de Mártir de Cuilapan, Felicitas Muñiz Gómez rechazaron el robo de 2 millones de pesos en especie, pero también anunciaron que van a trabajar en una sede alterna al ayuntamiento, porque las diferencias con ella todavía no se superan.

En Chilpancingo, el síndico Benito Sánchez Ayala; el regidor Humberto Palacios Celino y el director de Asuntos Indígenas Manuel Flores Allende, señalaron que dieron seguimiento de cerca al acto de entrega del ayuntamiento, que permaneció tomado por espacio de 40 meses.

Manifestaron que hasta la mañana del viernes 4 de agosto, el palacio municipal estaba rodeado por elementos de la policía preventiva municipal, sin que se reasumieran los trabajos institucionales.

Aprovecharon el espacio para negar los señalamientos hechos por la jefe de cabildo, en el sentido de que durante la toma del palacio hubo un saqueo en especie que asciende por lo menos a 2 millones de pesos.

Dicha versión, dijo que quedó completamente desmentida cuando los integrantes del cabildo acompañaron el recorrido que se realizó en las instalaciones del ayuntamiento, verificando que la mayor cantidad de las puertas tenían las chapas intactas y dentro de las oficinas la documentación permanecía intacta.

“En los casos en que no concordaban las llaves, ellos forzaron las chapas y se percataron de que las cosas estaban en su lugar, lo que fue visto por una notario público”, destacó el síndico Sánchez Ayala.

Rechazó la versión de que en el interior del palacio municipal había 76 toneladas de maíz, por lo reducido de los espacios en que la jefa de cabildo asegura que el grano estaba resguardado.

Respecto a las láminas galvanizadas y el material para construcción, el sindico explicó que los colaboradores de la primer edil siempre supieron que el edificio sería tomado, razón por la que sustrajeron todos esos materiales en unidades oficiales, incluso hasta en la ambulancia del pueblo.

También dijo que de inmueble sacaron equipo de radio, computadoras y diferentes insumos, por lo que al denunciar un saqueo se incurre en una mentira.

Debido a que las diferencias con la alcaldesa prevalecen, el sindico, el regidor y el director de asuntos indígenas manifestaron que van a trabajar fuera del ayuntamiento, para evitar que la polarización crezca.

De hecho, manifestaron que van a insistir en que se desahogue la auditoría que los órganos fiscalizadores iniciaron en contra de la alcaldesa Muñiz Gómez.

   

Deja tu opinión