“No defenderemos lo indefendible”, ataja la bancada del tricolor

PRD exige que el Juicio de Revocación de Mandato siga hasta el final

No haremos leña del árbol caído, aclara el MC

La fracción parlamentaria del PRI en el Congreso local reiteró este martes que no apoyarían al alcalde con licencia de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, quien tuvo que solicitar licencia para separarse del cargo para que no le revocaran el mandato desde el propio poder Legislativo, poco después de que en tribuna, la única diputada del MORENA denunciara que el primer edil era víctima de una pugna interna en el tricolor.    

Antes de que el Pleno aprobara la licencia de Leyva Mena en la jornada de este día, el diputado priista Eusebio González Rodríguez subió a tribuna para fijar la primera postura que se plantea en la fracción tricolor, pues desde que se instaló el juicio de Revocación de Mandato en contra de su compañero de partido, el pasado 5 de octubre, los diputados del tricolor habían optado por el silencio. 

“Nosotros no vamos a defender lo indefendible, no vamos a hacer acusaciones al aire, o cosas infundadas, o vamos a deformar aquí el verdadero origen de las cosas, lo que sí debemos de mostrar es la madurez, la entereza y la seriedad de esta tribuna, porque aquí debemos de destacar de que los ciudadanos de Chilpancingo deben de continuar con un gobierno como lo establece la propia Ley”, indicó. 

Lo anterior fue destacado por el diputado, tras solicitar a sus compañeros legisladores que no  aprovechen la situación por la que atraviesa el ayuntamiento de Chilpancingo para buscar una ventaja política, porque la licencia para separarse del cargo presentada por  Leyva Mena  y la aprobación de la fracción priista se trata, dijo,  de un acto de congruencia.

Dijo que si un presidente municipal decide solicitar licencia para separarse del cargo, por la circunstancia que sea, la fracción parlamentaria del PRI está del lado de respetar el derecho político que tienen, “y al final de cuentas, si va a ser juzgado o si hizo algún acto, las propias leyes en la materia tendrán que juzgarlo”. 

“No debemos aprovechar este tiempo, porque lo que requiere Guerrero es responsabilidad, es dar resultados allá afuera. Ya vendrá el próximo año del ejercicio electoral donde cada quien habrá de vender sus ofertas políticas, pero este acto, yo quiero dejarlo muy claro como fracción del PRI, que estamos siendo maduros, congruentes, y que vamos a votar a favor del dictamen, a favor de los ciudadanos y ciudadanas de Chilpancingo” expresó. 

Por parte del PRD, la coordinadora de la fracción parlamentaria, Erika Alcaraz Sosa,  indicó que no se opondrían para que la licencia que presentó Marco Antonio Leyva Mena fuera aprobada. Dijo que las denuncias que presentaron los diputados de su fracción que finalmente derivaron en un juicio de revocación de mandato fueron justas y se encuentran sustentadas con los reclamos de la ciudadanía de Chilpancingo. 

“La determinación de quienes formamos el grupo parlamentario del PRD para acompañar y en su momento votar a favor de la revocación de mandato es la reiterada omisión en la prestación del servicio de la recolección, traslado, tratamiento de los residuos sólidos y  urbanos que ha ocurrido en el tiempo que ha fungido como presidente municipal el ciudadano Marco Antonio Leyva Mena”, expresó.  

Aclaró que las diferencias del PRD con el ahora alcalde con licencia no son de carácter personal, sino que están apegadas a las acciones que no realizó como presidente municipal durante dos años de administración. 

La legisladora argumentó que a Leyva Mena le correspondió atender el problema de recolección de basura sin escusas, puesto que desde el gobierno del estado y de la federación le transfirieron recursos para solucionar el conflicto y lejos de mostrar mejorías, no transparentó el destino del dinero.

Alzaraz Sosa solicitó a la Comisión Instructora que independientemente de la licencia que se aprobó este martes, el juicio de Revocación de Mandato llegue hasta el final, para que el primer edil electo constitucionalmente no tenga posibilidades de volver al cargo.

La licencia, por pleito en el tricolor   

La única diputada del Morena, María de Jesús Cisneros Martínez, acusó que la licencia presentada por el alcalde exhibió “el pleito” que tienen Marco Antonio Leyva Mena y el gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores.

Indicó que también se exhibió la pérdida de la legalidad, toda vez que se anunció que el juicio de revocación de mandato que existe en contra del alcalde sería presentado en la sesión de este martes a favor, sin haber dado el espacio que se necesita para la valoración de las pruebas ni el derecho de audiencia correspondiente.

Aclaró que su postura no era para defender la “pésima administración de Marco Antonio Leyva Mena”, sino de invocar el adecuado cumplimiento a los procedimientos legislativos. 

“Lamentablemente  exhibieron su confrontación  entre priistas al presionar  al ex alcalde para pedir licencia como finalmente ocurrió. Las irregularidades cometidas en las administraciones no terminan con la licencia, deben de deslindarse las responsabilidades correspondientes. Debemos conocer si lo que originó este pleito entre Marco Antonio Leyva Mena y Héctor Astudillo Flores es el negocio de la basura”, indicó. 

MC: No haremos leña del árbol caído  

Por la fracción parlamentaria de Movimiento Ciudadano (MC) hizo uso de la palabra el coordinador de la fracción,  Ricardo Mejía Berdeja, quien solicitó al alcalde suplente que tome la dirección del ayuntamiento con responsabilidad, ya que la salida de Leyva Mena no es una situación para festejar, pues representa una crisis política. 

El legislador dijo que en su partido no harán leña del árbol caído, pero señaló que no se puede soslayar que la licencia que solicitó el alcalde capitalino se da en un contexto de inseguridad y de un colapso en los servicios públicos. 

 “Hacemos un llamado a quien habrá de asumir, al suplente, que actúe con mesura y a la altura de las circunstancias, no es una situación para festinar, no es una situación para celebrar como si fuera triunfo electoral, es una crisis política  y se requiere agarrar bien las riendas del municipio, no es un  premio, es una responsabilidad grave en un momento difícil, y queremos hacer un llamado para que se actúe en consecuencia y la nueva autoridad pueda estar a la altura de Chilpancingo”, comentó.

Dijo que será la historia quien juzgará la administración de Leyva Mena al frente del ayuntamiento de Chilpancingo, y que la licencia que presentó para separarse del cargo es un derecho que le da el marco legal vigente.

Deja tu opinión