El gobernador Héctor Astudillo Flores rechazó que tenga el interés de imponer a un magistrado en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ), pues señaló que esa es una facultad que tiene el Congreso local.

En Chilpancingo, el jefe del Poder Ejecutivo local manifestó que el tema está en las manos del Poder Legislativo, del que indicó, siempre ha sido respetuoso y tiene las facultades para hacer la designación de los magistrados del TSJ.

Negó que pretenda influir de manera inadecuada en la determinación de los representantes populares, pero sin mencionar el caso concreto de Paulino Arellanes Jiménez, dijo que simplemente ejerce su facultad de hacer una propuesta, lo que en su momento habrá de dictaminar la comisión legislativa correspondiente.

Desde hace varios días, la discusión en torno al caso de Orellanes Jiménez ha crecido de maneta importante al seno del TSJ, pues jueces y trabajadores sostienen que se trata de una imposición en puerta.

Los inconformes sostienen que Paulino Orellanes no cuenta con experiencia en el TSJ, que no tiene carrera en el Poder Judicial y que solo mencionar su nombre entre la lista de aspirantes constituye una irregularidad.

Deja tu opinión