Corresponden a un solo cadáver

Mientras el gabinete de seguridad del Gobierno estatal comparecía ante el Congreso local, desconocidos abandonaron tres bolsas con restos humanos en tres tiendas Oxxo distribuidas en diferentes puntos de la ciudad.

Durante más de seis horas, integrantes del Poder legislativo recibieron al secretario general de Gobiermo, Florencio Salazar Adame, al titular de Seguridad Pública (SSP), Pedro Almazán Cervantes y al responsable de Protección Civil (SPC), Marco César Mayares Salvador, quienes expusieron los trabajos que han desarrollado durante la presente administración gubernamental.

El encuentro entre funcionarios y diputados locales se prolongó por espacio de cinco horas, pese a que el formato original fue modificado para desahogar la glosa del segundo informe de labores de manera más ágil.   

Antes de las 17:00 horas, la policía local fue alertada sobre la colocación de tres bolsas negras, al parecer con restos humanos en el acceso de tres tiendas Oxxo.

Las bolsas de plástico estaban forradas con cinta canela, en todos los casos se dejó una cartulina en la se acusaba a la víctima mortal de ser asesinada por dedicarse al robo de dichas tiendas.

Los negocios en que se dejaron las bolsas están ubicados en la colonia San Juan, en la parte norte de la ciudad; la colonia Jardines del Sur, en el sector poniente y en la colonia Los Angeles, del lado oriente, rumbo a la salida hacia Tixtla.

En el caso de la colonia Los Angeles, los delincuentes colocaron la cabeza de la víctima sobre un transformador de energía eléctrica, para que dicha extremidad quedara a la vista de los transeúntes.

La tienda está ubicada al costado de un complejo deportivo y frente a los terrenos de la Feria de San Mateo, Navidad y Año Nuevo, en donde funciona de manera provisional la escuela Antonio A. Guerrero, cuyos alumnos estaban en clases al momento en que se registró el hallazgo.

La colocación de los envoltorios se realzó de manera simultánea, lo que movilizó a personal de la Policía Preventiva Municipal, de la Fuerza Estatal, la Policía Investigadora Ministerial (PIM) y del Ejército Mexicano.

La cartulina que se dejó en cada uno de los negocios tenía escrita una frase: «Esto me pasó por andar robando osos».

Elementos se la policía identificaron a la víctima, cuyo cuerpo fue desmembrado y abandonado en tres diferentes puntos como Edgar «N», de 26 años de edad y quien fue puesto a disposición del Ministerio Público hace un par de semanas, precisamente por cometer robo a ese tipo de tiendas.

 
Deja tu opinión