Fue un pleito entre grupos de civiles armados

La Fiscalía General del Estado (FGE) precisó que las dos personas que fueron asesinadas en el municipio de Cocula durante la jornada del 19 de noviembre no eran trabajadores de la minera Media Luna, además de que los hechos ocurrieron a 15 kilómetros de las instalaciones de la compañía canadiense.

Roberto Álvarez Heredia, vocero del Grupo de Coordinación Guerero descartó que la balacera tenga una vinculación relación con el conflicto que mantiena paralizada la mina.
Agregó que las investigaciones del Ministerio Público del Fuero Común (MPFC) apuntan hacia una disputa entre integrantes de grupos armados, quienes realizaban funciones de policías comunitarias.

De acuerdo con testimonios recabados en el lugar, alrededor de 80 personas de la población de Azcala, quienes portaban escopetas y rifles de alto poder se enfrentaron a balazos con otro grupo armado de las comunidades de La Concepción y Nuevo Balsas.
«Al encontrarse ambos grupos que portaban armas de fuego se originó una disputa, que derivó en el homicidio de dos personas, cuyos cuerpos fueron levantados por sus familiares», aseguró Alvarez Heredia.

El Ministerio Público ya exhortó a quienes atestiguaron los hechos a proporcionar información y declarar en relación al doble homicidio, para solicitar las órdenes de aprehensión en contra de los responsables del hecho.

Deja tu opinión