Aún no tiene reportes sobre el reclutamiento a manos del crimen organizado 

 Acapulco, Gro.- Aunque no hay indicios de reclutamiento de niños y adolescentes a filas del crimen organizado, la iglesia católica en Guerrero recibe denuncias por desaparición de menores.

“No conozco ni me han dicho algo que diga expresamente eso (que haya reclutamiento del crimen organizado en Guerrero). He tenido contacto con grupos que nos hablan de personas desaparecidas, algunos son niños.

“Alguna otro caso, es a través de las noticias en las que se informa sobre la contratación de niños para el trabajo de la cosecha de la droga”, reveló monseñor Leopoldo González González.

También se refirió al caso de universitarios asesinados y desparecidos, por lo que el prelado de la iglesia católica dijo que sería cercano a sus familiares y decirles que le duele lo que sucede.

“Al desaparecer esos dos jóvenes (universitarios), no solamente fueron ellos las víctimas, sino su familia. Decirles que me duele lo que están sufriendo y que es algo que no debería suceder.

“Me uno a la comunidad estudiantil en su esperanza de que pronto puedan aparecer y bien estos jóvenes”.

El jerarca de la iglesia católica en Acapulco, llamó a aquellas personas que perpetran el mal, a cambiar y dejar de sembrar dolor y tristeza en la sociedad.

Por otra parte se refirió a las más de 800 peregrinaciones que han arribado a la catedral de “Nuestra Señora de la Soledad”, en el zócalo, y la nueva catedral de “Nuestra Señora de Guadalupe”, en avenida Universidad.

“Me da gusto que las personas hayan salido a expresar su fe y pedir la protección de la virgen.

“Además pude observar la participación de la feligresía no solo en la catedral, sino en las iglesias de la colonia Emiliano Zapata, donde estuve y solo en una iglesia llegaron más de nueve peregrinaciones”, presumió.

De acuerdo con Protección Civil del municipio de Acapulco, se habían registrado más de 500 peregrinaciones.

Finalmente se refirió a la suspensión de clases por la inseguridad en la parte de la zona conurbada.

“Es algo que entristece, se lleva a los niños a una educación y enseñanza programada y no se cumple. Comprendo que la seguridad de cada uno de los alumnos y de los maestros es un valor muy grande, pero busquemos que ambos –estudiantes y maestros– se sientan seguros en su desempeño”, concluyó.

Deja tu opinión