Los ánimos están muy caldeados, advierten

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción y el Transporte de Materiales (SICTM), Víctor Jordán Alvarez advirtió que la disputa por la construcción de un bulevar en Tierra Colorada puede generar una confrontación entre camioneros  de dicho municipio, ubicado en la región Centro de Guerrero.

Jordán Alvarez estuvo en Chilpancingo para denunciar que los camioneros que representa, incorporados a la Confederación de los Trabajadores de México (CTM) fueron contratados por la empresa  DOMMIC S.A de C.V para la ampliación a cuatro carriles de un bulevar de poco más de un kilómetro de largo, obra cuyo costo se calcula en por lo menos 20 millones de pesos.

Dijo que la obra comenzó el 27 de noviembre de 2017, pero solamente pudieron trabajar un día, ya que el 28 llegaron camioneros del puerto de Acapulco con la intención de quitarles el trabajo, apoyados por un hermano del alcalde Leonel Leyva Muñoz y también del director de obras del municipio de Juan R. Escudero.

“Nos tuvieron parados todo el mes de diciembre, pasado el año nuevo intentamos reanuda y nuevamente llegaron a detenernos, ahora con gente armada”, denunció el dirigente de camioneros materialistas.

La jornada del sábado 13 de enero se levantó un acta ministerial en Tierra Colorada en contra del señor Víctor Jordán, él advirtió que si lo detienen o cometen cualquier irregularidad en su contra, la gente que representa no se va a quedar quieta.

“Es muy probable que ahí se inicie un nuevo conflicto, nosotros no queremos un nuevo Cacahuatepec en el estado, pero también estamos hartos de que Rodolfo Flores Adame hermano del director de obras del municipio, pretenda imponer sus condiciones aprovechando que tiene a su disposición gente armada y camiones de dudosa procedencia”, denunció.

Los camiones que los desplazaron, dijo que de manera sospechosa, traen hologramas de la Ciudad de México, por lo que solicitó al gobierno estatal intervenir cuanto antes.

El dirigente camionero sostuvo que los ánimos están muy caldeados en la zona y que si no se adoptan medidas preventivas, ahí se puede generar un nuevo Cacahuatepec.

Reprochó que la abogada Sofía Elisa Lizárraga Beltrán, con quien firmó el contrato para la concreción de la obra, sea la misma que firme la denuncia que se integró en su contra la jornada del sábado.

Hizo un llamado a que el alcalde Leonel Leyva saque las manos del caso, pues de prevalecer el tráfico de influencia puede desencadenarse la violencia.

Indicó que él siempre ha llamado a que las diferencias se diriman por la vía pacífica, pero destacó que sus representados se encuentran sumamente 

Deja tu opinión