Familiares de los policías preventivos que son investigados por la desaparición de siete jóvenes se manifestaron en las instalaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), exigen que los reinstalen en el servicio y se deslinden responsabilidades.

Alrededor de las 09:00 horas del lunes, un grupo de mujeres acompañadas de sus hijos llegaron a la explanada de la CDHEG para solicitar una audiencia con el presidente del organismo, Ramón Navarrete Magdaleno.

Dijeron que a partir de la tarde del 4 de enero, cuando el gobierno estatal asumió el resguardo de la capital del estado y los 110 elementos fueron desplazados de sus funciones para permanecer concentrados en su cuartel general, las familias entraron en un periodo de incertidumbre, porque no saben si serán despedidos o encarcelados.

Dijeron que desde ese día, las familias son objeto de señalamientos en su entorno social, ya que se especula de manera continua que sus seres queridos están involucrados con acciones delictivas.

Por esa razón, solicitaron que la Fiscalía General del Estado (FGE) agilice su investigación para que cuanto antes se deslinden responsabilidades, para que los que resulten culpables sean sancionados y los inocentes puedan volver a sus funciones.

Muchos de los hijos de los policías preventivos sujetos a investigación, dijeron que son víctimas de bullyng en sus escuelas, por lo que se necesita cuanto antes que se conozca la verdad.

Deja tu opinión