Las ocho comunidades que integran el Valle del Ocotito del municipio de Chilpancingo, viven desde el pasado 26 de noviembre del 2017 con suspensiones de clases, debido a los constantes ataques armados que se han efectuado en la comunidad de Buena Vista de la Salud entre integrantes de la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG) y miembros de la delincuencia organizada.

La mañana de este jueves comisarios de las ocho comunidades del Valle realizaron una asamblea popular dónde se detalló la problemática que se tiene desde la última suspensión de clases que se determinó desde el domingo pasado, luego de la irrupción armada de un comando en la comisaría de Buena Vista de la Salud.

Situación que se vive desde los últimos meses del 2017, ya que hasta la fecha se han registrado cuatro ataques armados, que han dejado cuatro civiles calcinados, integrantes de la UPOEG heridos, un rancho y vehículos quemados, además de alrededor de mil alumnos sin clases por temor a enfrentamientos durante el día.

Dentro de la Asamblea Popular los maestros y padres de familia expresaron el temor que se vive todos los días, cuando sus hijos o alumnos se encuentran fuera de sus hogares, ante el peligro latente sumado al hecho de que la falta de clases podría provocar la pérdida del año escolar para los menores.

Además de realizar una convocatoria abierta para las propuestas de los pobladores con las que se pueda obtener una respuesta inmediata del gobierno a la problemática, entre las que destacó la opción de realizar bloqueos carreteros en próximos días.

Deja tu opinión