Al calor de un conflicto por el corte al suministro de agua 

Dos hombres -padre e hijo- fueron asesinados en la comunidad de Zotoltitlán, municipio de Mártir de Cuilapan, ambos fueron sorprendidos cuando resguardaban el manantial que abastece de agua a más de 5 mil habitantes de Apango, el cual permanece cerrado desde el pasado 2 de marzo.

El reporte sobre el doble asesinato se generó a partir de las 14:45 horas del jueves 22 de marzo, las víctimas fueron identificadas rápidamente como el señor Ricardo Fiscal Estrada, de 56 años y su hijo Ricardo Antonio Fiscal Castillo, de 18 años.

Alrededor de las 15:00 horas, personal de la Policía del Estado llegó hasta una tierra de labor ubicada en el punto conocido como “El Manantial”, lugar en el que encontraron los dos cadáveres, ambos amarrados con las manos hacia la espalda, detrás de una malla ciclónica.

En el lugar no se ubicaron casquillos percutidos, razón por la que se desconoce el calibre de las armas que se utilizaron para asesinarlos.

En el transcurso de la tarde, una comisión de habitantes del municipio de Mártir de Cuilapan, encabezados por el síndico Benito Sánchez se reunieron con representantes de la Secretaría General de Gobierno, quienes solicitaron la intervención inmediata de la Fiscalía General del Estado (FGE) para investigar el crimen.

También demandaron que la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) realice operativos de búsqueda para evitar que los responsables del atentado gocen de impunidad.

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal confirmó que durante la tarde del jueves reforzó la presencia de su policía en Apango, la cabecera municipal de Mártir de Cuilapan, para evitar que se vaya a desbordar la tensión que existe entre los pobladores.

El señor Ricardo Fiscal fue comisariado ejidal de Zotoltitlán, su familia advirtió que no permitiría que su cadáver junto con el de su hijo fuera trasladado hacia las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo), en Chilpancingo para que se les realizara la necropsia de ley.

El doble asesinato se presenta 20 días después de que los habitantes de Zotoltitlán cortaran el suministro de agua hacia la cabecera municipal, cuya población se calcula en por lo menos 5 mil habitantes.

La semana pasada, habitantes de Mártir de Cuilapan realizaron una caravana hacia Chilpancingo para solicitar la intervención del gobierno estatal.  

Reconocieron que los habitantes de Zotoltitlán tienen razón al estar molestos, pues la alcaldesa Felicitas Muñiz Gómez no ha cumplido con la obra pública que les prometió en su campaña de proselitismo, sin embargo, consideraron incorrecto que la represalia de los pobladores recaiga sobre los habitantes, pues ellos también son víctimas.

 

Deja tu opinión