Acapulco, Gro.- Dos hombres fueron perseguidos y asesinados, cuando viajaban a bordo de un taxi del servicio público, a inmediaciones de los municipios de Juchitán y Marquelia, región de Costa Chica de Guerrero.

Los familiares evitaron que autoridades ministeriales realizaran las diligencias, por lo que cada familia se llevó sus respectivos consanguíneos muertos a sus casas, en esta región de la Costa Chica.

Los hechos se registraron en el tramo carretero del poblado de Agua Zarca, entre ambas localidades en el kilómetro 150+300 de la carretera federal Acapulco-Pinotepa Nacional, rumbo al municipio de Juchitán.

La unidad, un taxi marca Nissan, tipo Tsuru de la ruta Ometepec-Marquelia, con número económico 0134, se salió de la carretera y cayó a ocho metros en un barranco, quedando los cuerpos del chofer y pasajero.

Al llegar las autoridades confirmaron que se trató de un doble homicidio, pues las víctimas presentaban disparos de arma de grueso calibre en la nuca y tras recibir los impactos se perdió el control y cayeron al barranco.

Las autoridades ministeriales observaron que en dicho lugar estaban los cadáveres del chofer Ángel Sierra Villavicencio, y su acompañante el estudiante, Francisco Hernández Domínguez.

“Los familiares de uno de ellos (Ángel Sierra) ya lo habían sacado del vehículo para llevárselo a su casa por lo que solamente se pudo interrogar al padre y la esposa de una de las víctimas”, dijo la autoridad.

De acuerdo con las autoridades, el chofer de la unidad, presentaba una herida por arma de fuego ubicada en la nuca, así como fractura de vértebras cervicales.

La otra víctima, era estudiante y se llamó Francisco Hernández, tenía lesiones por arma de fuego y presentaba herida en región temporal izquierda con salida en oreja derecha que le causó la muerte.

Los dos muertos fueron enviados a la Funeraria Portillo, que hizo la función del SEMEFO y de Servicios Periciales, ya que los familiares no permitieron el levantamiento cadavérico y se lo llevaron a su casa.

Deja tu opinión