La FGE no esclarece los casos 

La diputada local independiente, Maricarmen Cabrera Lagunas reprochó que ante el repunte de homicidios en contra de mujeres, no haya hasta el momento perpetradores detenidos, cuestiona el desempeño de la Fiscalía General del Estado (FGE) y sostiene que lo mejor es que haya un cambio de titular.

Cabrera Lagunas, hasta hace poco integrante de la fracción parlamentaria del PRD, lamentó que durante los días sábado, domingo y lunes pasados se hayan registrado seis asesinatos de mujeres, entre ellas una menor de seis años y su madre embarazada.

Reprochó que hasta el momento, la FGE no haya dado resultados en la mayoría de los casos, pese a los niveles de violencia que se registran contra las víctimas.

De los seis últimos casos, una mujer en el puerto de Acapulco fue sometida a tortura, una empleada del ayuntamiento de Chilapa ejecutada a balazos en una colonia popular, a plena luz del día, en tanto que madre e hija en la comunidad de El Tejocote, municipio de Chilpancingo, fueron atacadas con rifles AK-47 y R-15.

“Es muy lamentable, nosotros hemos dicho que mientas tengamos este fiscal (Xavier Olea Peláez) las mujeres estamos en estado de indefensión; en primer lugar porque no ha implementado los protocolos que considera la ley en el marco de la Alerta de Género”, explicó en un primer instante.

Agregó: “Las mujeres estamos en estado de indefensión, porque cuando una mujer es maltratada y presenta su denuncia, meten a la cárcel al agresor y este sale libre en poco tiempo, solo para salir a vengarse de la esposa y en muchos casos hasta contra los hijos”.

Dijo que el fin de semana tuvo la oportunidad de conocer el caso de un hombre que fue detenido el fin de semana por violencia intrafamiliar, rápidamente recuperó su libertad y lo primero que hizo fue amenazar a su esposa e hijos.

Cabrera sostuvo que una dificultad más que enfrentan las mujeres que son víctimas de violencia, es el trato despótico que de manera recurrente reciben en el Ministerio Público, principalmente porque no hay superiores que les obliguen a respetar la normatividad vigente.

Más aún, cuestionó el hecho de que en forma recurrente, las autoridades traten de eludir su responsabilidad al señalar que la mayoría de las víctimas estaban relacionadas con algún grupo del crimen organizado.

Recordó que el nombramiento del titular de la FGE es una atribución del Congreso local, aunque también dijo que no se le ha podido separar del cargo a partir de la protección que tiene en la fracción parlamentaria del PRI.

 

Deja tu opinión