La familia reprocha ausencia de resultados

A un año de que fuera privado de la libertad el ex diputado federal Catalino Duarte Ortuño, su familia reprochó que hasta el momento las autoridades estatales y federales no hayan aportado ningún resultado relacionado con su paradero.

La tarde del 12 de abril de 2017, aproximadamente a las 14:00 horas, Duarte Ortuño fue interceptado por un grupo de hombres armados en la cabecera municipal de Coyuca de Catalán, en la región de la Tierra Caliente.

Desde ese día no se tiene información relacionada con el paradero de quien fuera presidente municipal de Zirándaro, diputado local en la 59 legislatura y posteriormente diputado federal.

José Duarte, comisario de Metlalapa, municipio de Tixtla y familiar del ex representante popular, dijo que hasta el momento no se tiene información por parte de las instancias encargadas de realizar las investigaciones sobre el caso.

“La familia no ha tenido ningún avance, han archivado todo y no hay ya ningún comentario sobre el asunto, incluso ni de periodistas ni miembros de la clase política”, anotó.

Reprochó que ex compañeros de partido de Catalino, como el diputado federal David Jiménez Rumbo, el senador Celestino Cesáreo Guzmán, el ex alcalde de Zihuatanejo Silvano Blanco Deaquino y los demás compañeros que tuvo en diferentes espacios de su trayectoria política, no hagan algo contundente por exigir su presentación con vida.

El comisario de Metlalapa, municipio de Tixtla, indicó que la familia agraviada no cuenta con los medios necesarios para ejercer presión sobre las autoridades.

A estas alturas, dijo que no hay esperanzas respecto a la situación que guarda la investigación, que debe estar abierta en la Fiscalía General del Estado (FGE).

Catalino Duarte fue señalado en su momento como uno de los principales adversarios políticos del diputado local con licencia y ex alcalde de San Miguel Totolapan, Saúl Beltrán Orozco, sobre quien pesa una orden de aprehensión por el delito de homicidio, además de que es conocido ampliamente por su compadrazgo con el secuestrador Raybel Jacobo Deamonte, líder del grupo delictivo “Los Tequileros”.

Días antes de su desaparición, Duarte declaró a varios medios de comunicación que había formado parte del grupo de actores que financió la integración de grupos de autodefensas que combatieron a Los Tequileros en la parte alta de la sierra desde diciembre de 2016, los que durante varios meses lograron replegar a Los Tequileros hacia la comunidad de La Gavia, de donde finalmente fueron desplazados.

Deja tu opinión