Miguel Ángel Godínez Muñoz buscará nuevamente la titularidad de la Fiscalía General del Estado (FGE), cargo que ya ocupó de diciembre de 2014 a noviembre de 2015.

Esta mañana, el abogado acudió a las instalaciones del Congreso de Guerrero, para inscribirse en la convocatoria de selección y designación del fiscal general del estado.
A través de un video publicado en su cuenta de Facebook, Godínez Muñoz confirmó su postulación y envió un mensaje al gobernador Ángel Aguirre Rivero, en el que manifestó su “mayor disposición de hacer equipo”.

En el video, el ex fiscal dijo que se postuló para poner todo su conocimiento y experiencia “en esa área tan delicada y que lacera tanto a nuestro país y nuestro estado”.

La convocatoria para designar al nuevo titular de la FGE se abrió el 27 de abril, tras la renuncia del abogado Xavier Olea Peláez, quien ocupó el cargo durante los últimos tres años, de los seis que debía durar su mandato.

Miguel Ángel Godínez Muñoz fue el primero en ocupar la figura de fiscal general en Guerrero. Su predecesor, Iñaki Blanco Cabrera, aún se manejó bajo el perfil de procurador general de justicia del estado.

El 19 de diciembre de 2015, cuando tomó protesta, Godínez Muñoz tenía 39 años de edad, por lo que se convirtió en el fiscal más joven en la historia del país.

De acuerdo con su información curricular, Godínez Muñoz es licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), maestro en Procuración de Justicia Federal por el Instituto Nacional de Ciencias Penales, maestro en Seguridad Nacional e Inteligencia Estratégica por el Instituto Ortega Vasconcelos, doctor Honoris Causa por el Claustro Doctoral iberoamericano y embajador de la paz y ética global de América Latina y el Caribe por los Clubes, Centros y Asociaciones UNESCO.

De septiembre de 2002 a septiembre de 2006 fue agente federal investigador comisionado a la INTERPOL.

De octubre de 2006 a julio de 2008 se desempeñó como Ministerio Público Federal.
Mientras que en el periodo comprendido de mayo de 2009 a octubre del mismo año se ocupó como fiscal especial de la Subprocuraduría de Investigación Especializada contra la Delincuencia Organizada de la PGR.

En 2014, Godínez Muñoz inició una fundación de ayuda a las familias de los policías caídos en cumplimiento del deber y desaparecidos. Ese mismo año publicó su libro El orgullo de ser policía, cuyo tema principal es el uso legítimo de la fuerza pública.

Durante los 11 meses que estuvo al frente de la FGE, Godínez Muñoz presume de haber logrado la emisión de un nuevo reglamento para la nueva Ley Orgánica de la Fiscalía, la creación e inauguración del Centro de Justicia para las Mujeres, la detención de más de 3 mil 500 presuntos delincuentes, la desarticulación de 18 bandas de secuestradores en el estado y la creación de la primera fiscalía de investigación en contra de delitos por odio.
Sin embargo, durante su mandato también fue acusado de tener nexos con grupos del crimen organizado.

En varias ocasiones aparecieron mantas en Acapulco y Chilpancingo en las que lo acusaron de recibir 100 mil pesos mensuales para permitir la operación de un grupo criminal.
En todo momento, Godínez Muñoz negó las acusaciones y afirmó que eran un intento por impedir sus aspiraciones de ser ratificado en el cargo.

El 26 de noviembre de 2015 presentó su renuncia a la Fiscalía General del Estado. Le sucedió en el cargo el abogado Xavier Olea Peláez, quien lo acusó de haber dejado en quiebra el organismo.

Deja tu opinión