No estaría libre, en caso de tener procesos abiertos

El abogado de Nestora Salgado García, Sandino Rivero Espinosa aseguró que la señora Isabel Miranda de Wallace maneja información imprecisa y de mala fe, pues la candidata al Senado por Morena no tiene procesos abiertos, pues de encontrarse en ese supuesto no estaría libre.

«La justicia le dio la razón a Nestora», aseveró en una entrevista telefónica.

La mañana del miércoles, la presidenta de la asociación Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace, concedió una entrevista en el noticiero radiofónico de Ciro Gómez Leyva, en la que afirmó que Salgado García «miente cuando dice que fue exonerada», pues en realidad enfrenta una reposición de proceso.

La activista reprochó que la coalición Por México al Frente (Morena-PT-PES) lleve como candidata y «le dé inmunidad a una persona acusada de secuestro y homicidio».

Cuestionado al respecto, el abogado Sandino Rivero Espinoza, afirmó que
«Isabel Miranda de Wallace miente».

Acusó que «la señora está dando información imprecisa y de mala fe».

Aclaró que los jueces que conocieron los siete procesos judiciales contra Nestora Salgado García «no dictaron reposición del procedimiento, sino autos de libertad», porque los ministerios públicos no probaron «ni los elementos del cuerpo del delito ni la probable responsabilidad».

«La señora Wallace fue a confundir, como es su costumbre. No es extraño en Isabel Miranda ir a decir cosas en público que son inexactitudes. Si (los jueces) hubieran dictado reposición del proceso, en virtud de que eran delitos graves, Nestora no habría alcanzado libertad», expuso.

Rivero Espinosa recordó que la ex comandante de la Policía Comunitaria de Olinalá enfrentó seis procesos del fuero común en Guerrero, cinco por secuestro y homicidio; y uno del fuero federal por el delito de delincuencia organizada.

Recordó que un juez de distrito le dictó auto de libertad en el proceso federal y las presuntas víctimas se inconformaron, «pero siempre la justicia le dio la razón a Nestora».

De los seis procesos que había a nivel local, los jueces dictaron autos de libertad en todos ellos.

«No hay ningún proceso abierto contra Nestora», confirmó el abogado.

De las inconformidades que presentaron algunas presuntas víctimas, dijo que las audiencias no se pudieron realizar porque la primera y la cuarta salas penales de Chilpancingo no pudieron notificarles.

«Mucha gente ni siquiera dio sus domicilios, ni aparecen. Una de ellas vivía en Veracruz y al menos otras dos personas en Tierra Caliente», anotó.

Sandino Rivero señaló que «otra infamia» de Isabel Miranda de Wallace es adjudicarle a Nestora Salgado García la responsabilidad por todas las personas que fueron sometidas a reeducación en las casas de justicia de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC).

Salgado García fue detenida el 21 de agosto de 2013, acusada de al menos 50 secuestros, por la retención de personas en las diferentes casas de justicia de la CRAC, aunque ninguna estaba bajo su mando.

Respecto al homicidio que le imputaron en Huamuxtitlán, recordó que pudieron comprobar que ella estaba en Tixtla dando una conferencia de prensa al momento en que sucedieron los hechos.

«El juez desestimó esa acusación porque era absurdo», apuntó.

De acuerdo con Sandino Rivero, «Isabel Miranda de Wallace siempre ha manejado políticamente» el caso de Nestora.

«La señora sabe perfectametne cómo está la situación y la tergiversa a su antojo», aseveró.

El abogado también fijó postura respecto a Dulce Rubí, presunta víctima que la activista presentó ante los medios de comunicación como víctima de secuestro y violación.

«Me parece un poco irónico que esta chica ha venido infinidad de veces a la Ciudad de México a contar su historia y sin embargo cuando la señora Nestora Salgado estuvo privada de su libertad en Tepic y Tepepan varias veces se le citó a declarar y la familiadecía que no podía asistir porque no tenía dinero. Es irónico», comentó.

Incluso señaló que una de las pruebas que ofreció la defensa de Nestora Salgado en el caso de Dulce Rubí fue una carta redactada y firmada por su madre, dirigida a la Policía Comunitaria de Olinalá, en la que pedía que su hija fuera sometida a reeducación.

Deja tu opinión