A casi un año de ser atacada

Acapulco, Gro.- A casi un año del ataque armado contra de la locutora indígena y bilingüe, Marcela de Jesús Natalio, saliendo de Radio y Televisión de Guerrero, del municipio de Ometepec, recuperó parcialmente la voz.

“Estoy de pie, e invito a todos en el indígenas del país, desde donde nos encontremos a alzar la voz. Yo le deseo de corazón a mis agresores, intelectuales y materiales que estén gozando de buena salud.

“Afortunadamente en mi corazón no sabe de odio ni rencores. Estoy segura, estoy convencida de que los que atentaron contra mi vida, fue por mis ideales, porque yo no tengo enemigos”.

El próximo tres de junio, Marcela de Jesús cumplirá un año más de vida y paradójicamente fue hace casi un año, ese mismo día en que sus victimarios, atentaron contra la locutora indígena bilingüe.

Este lunes, en conferencia de prensa, contó que desde entonces ha permanecido en un refugio que otorga el mecanismo de protección a defensores de derechos humanos y a periodistas.

A sus 55 años, dice que no tiene miedo, pues no le debe nada a nadie, y remarca que no hay temor, que físicamente se siente bien y que puede caminar.

“Las balas afectaron los músculos, los nervios de mi garganta. Mi voz apenas se está recuperando, pero mentalmente estoy bien.

“Pienso regresar (a la locución, pero), desconozco que tiempo me vaya a llevar, me faltan operaciones. Tengo parálisis facial, porque la bala afectó los músculos de la cara, pero yo me siento fuerte, me siento bien”, dice.

Menuda de cuerpo frágil, Marcela, sostiene que el atentado tiene origen “mi pecado más grande, es pensar diferente”, señala.

Antes agradeció a todos y cada una de las personas que intervinieron para salvar su vida y quienes la han apoyado.

Recordó que al autor material, el día de la agresión a balazos, lo vio a escaso metro y medio “lo único que sé, es que yo no tengo con él ningún problema, nunca lo había visto. Desconozco (quienes sean) los autores materiales yo no me cuidaba porque nunca le hice daño a nadie”, señala.

Natalia de Jesús, dice que regresó a Guerrero luego de casi 12 meses de la agresión y que lo hizo para agradecer a quienes la apoyaron. Señaló que sigue percibiendo su salario en RTG y recibiendo atención médica.

Dice desconocer el porcentaje de recuperación que lleva, luego de cinco cirugías, pues las dos balas que fueron dirigidas a su cabeza no le causaron la muerte.

“Existe el milagro, yo me considero un milagro de Dios, porque una bala entro aquí, y se alojó acá, dice señalando su rostro, la otra salió por el cráneo que lo fracturo y se alojó en mi espalda, pero yo me siento entera.

 
Deja tu opinión