Despiden con honores a los militares asesinados en Coyuca de Catalán

En la ceremonia del último adiós para los tres soldados asesinados la noche del martes en Coyuca de Catalán, el subsecretario de la Defensa Nacional, Sergio Arturo Granados Gallardo, subsecretario de la Defensa Nacional anticipó que se actuará con la ley en la mano contra los responsables de la emboscada perpetrada en la comunidad de “El Pozo”, para que sufran el castigo correspondiente.

La ceremonia de despedida se desarrolló en las instalaciones del 27 batallón de infantería, en Iguala de la Independencia, con la presencia de mandos de la IX región militar y del gobernador Héctor Astudillo Flores.

Ahí, el general Granados Gallardo calificó como cobarde a la emboscada preparada por un grupo de delincuentes en contra del personal del Ejército Mexicano, que acudió al “Pozo” ante una petición de auxilio.

Se refirió al teniente de infantería Pedro Chávez González, el sargento segundo Patricio García Hernández y al cabo de Infantería Raúl Bernal como tres soldados ejemplares, tres mexicanos entregados a la tarea de defender al país.

Indicó que se trata de soldados que hicieron valer su juramento de lealtad y patriotismo, razón por la que diariamente velaban por la seguridad de la población.

“Eran soldados que también tienen hijos, padres, esposas y hermanos, que conocedores del valor de la familia se entregaban con honor a sus funciones para darles un mejor porvenir”, destaco.

El mando militar sostuvo que “no hay calificativos para aquellas personas sin escrúpulos que deliberadamente agreden de manera cobarde a quienes sirven con honor a los mexicanos”.

Llamó a la sociedad a no permitir que continúen ese tipo de acciones que generan la pérdida de vidas humanas, pero que sobre todo “son una afrenta directa a las instituciones nacionales, una afrenta directa a todo el Estado Mexicano”.

Granados Gallardo admitió que los militares están consientes de los peligros a los que se enfrentan en el trabajo cotidiano, pero también dijo que el país necesita como nunca de sus fuerzas armadas.

“Mujeres y hombres en uniforme militar una vez más nos encontramos de luto, una vez más valientes mexicanos con honor y lealtad han entregado sus vidas a la patria, mientras otros corriendo el mismo riesgo resultaron con lesiones graves”.

Por el ejemplo aportado por los caídos en Coyuca, el subsecretario de la Defensa Nacional llamó a cerrar filas para garantizar la seguridad que la sociedad reclama.

Ofreció a la familia de los elementos asesinados, dijo que el presidente de la República, Enrique Peña Nieto les envió un mensaje de solidaridad y apoyo, lo mismo que el titular de la Sedena.

“No están solas, las acompañamos en esta profunda pena y las apoyaremos en todo lo que sea necesario”, dijo a las familias dolientes.

Luego vino la advertencia hacia los grupos criminales que operan en la Tierra Caliente: “Les manifiesto que actuaremos con la ley en la mano, en estricto respeto a los derechos fundamentales de las personas, para que en coordinación con las autoridades civiles se dé con los responsables, para que estos sufran el castigo que la ley establece”.

Deja tu opinión