También en el municipio de Tixtla

El candidato de la coalición Por Guerrero al Frente a diputado local por el distrito 24, Bernardo Ortega Jiménez, denunció el uso de recursos públicos y programas sociales para beneficiar a su contrincante del PRI, Esmeralda Garzón Campos y al candidato del tricolor a la alcaldía de Tixtla, Saúl Nava Astudillo.

En conferencia de prensa, el abanderado de la coalición que integran los partidos de la Revolución Democrática (PRD), Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano (MC) denunció públicamente a la candidata del PRI a síndica de Tixtla, Rosa Irene Vargas, por instalar en su casa las oficinas del programa federal Prospera.

«Esa es una irregularidad, pero parece que tiene el consentimiento de los gobiernos federal y estatal», se quejó.

Incluso afirmó que «el gobierno del estado le está apostando a ganar Tixtla porque sabe que va a perder Chilpancingo».

El perredista también denunció que la candidata del PRI a diputada local por el distrito 24, Esmeralda Garzón Campos, recibe «trailers cargados de fertilizante», los cuales distribuye entre los electores para coaccionar el voto.

Ortega Jiménez reprobó estas acciones y aseveró que se trata de «la política arcaica y vieja del PRI que no ayuda al desarrollo de los pueblos y sólo les trae apoyos en tiempo electoral».

Sin embargo, aseveró que tanto la candidata del PRD-PAN-MC a la alcaldía de Tixtla, Érika Alcaraz Sosa como él ganarán las elecciones el próximo primero de julio, a pesar de la compra de votos.

«Ni así nos van a ganar. Nuestro trabajo es diario, no sólo en las campañas. Vamos a ganar, de eso no me queda duda», aseveró.

El ex presidente del Congreso de Guerrero aseveró que tanto él como Alcaráz Sosa están haciendo «campañas a ras de piso» y que sus propuestas han tenido «muy buena respuesta y aceptación entre la gente».

Sostuvo que él está preparado para «asumir otra vez la diputación local».

De acuerdo con Ortega Jiménez, «nadie puede señalar jurídicamente», tanto a él como a Alcaraz Sosa, de que han violado la ley en el proceso electoral, pues aseguró que están realizando «campañas limpias, pulcras».

De las denuncias que interpuso el candidato del PRI a la alcaldía de Tixtla, Saúl Nava Astudillo, contra Érika Alcaraz Sosa, dijo que no tienen sustento.

El abanderado del trincolor acusó a la perredista de hacer campaña de manera anticipada y de beneficiarse con recursos públicos del ayuntamiento para coaccionar el voto.

«Eso es falso. No tenemos injerencia con el presidente municipal (Hossein Nabor Guillen). Somos compañeros de partido, pero jamás le hemos pedido un sólo centavo o peso o las instalaciones del municipio para darles uso político», expuso.

De acuerdo con Bernardo Ortega Jiménez, la coalición Por Guerrero al Frente tiene asegurado el éxito en los municipios de Mártir de Cuilapan, Tixtla y Quechultenango, mientras que Mochitlán se encuentra en la batalla.

Deja tu opinión