Alumnos de secundaria reprochan altos niveles de criminalidad, corrupción e impunidad

Durante el XII Parlamento Estudiantil, los adolescentes que participaron reclamaron a los tres niveles de gobierno la puesta en marcha de una educación para la paz, pero sobre todo, la implementación de políticas públicas que reviertan los altos niveles de criminalidad que actualmente se registran.

El Parlamento Estudiantil se desarrolló en la sala de sesiones del Congreso local, con la participación de más de 40 representantes de nivel básico de las siete regiones del estado, quienes de entrada reprocharon el hecho de que los gobiernos actuales hayan permitido la instalación de una cultura de la violencia.

Incluso, los parlamentaristas cuestionaron airadamente el hecho de que ofrecimientos como el “orden y paz”, bandera propagandística del actual jefe del Poder Ejecutivo local se haya quedado solo en el nivel de la promesa.

Yocelin Altamirano Mejía, originaria de Malinaltepec, sostuvo que de 2015 a la fecha, la estadística criminal registra un repunte importante, sin que hasta el momento ningún nivel de gobierno haya tomado acciones efectivas para evitar el repunte de la violencia.

“No son los cárteles contra los cárteles; son los hijos contra los hijos, los hermanos contra los hermanos, las familias contra las mismas familias, los políticos contra los mismos políticos y los transportistas contra los mismos transportistas. Al final somos mexicanos contra mexicanos dejando atrás los valores que los antepasados nos heredaron”, manifestó la menor

de edad en tribuna.

Ella recordó lo triste que resulta observar a madres desesperadas por no encontrar a sus hijos, padres que se enfrentan al crimen organizado por rescatar a sus familiares, hijos que pierden a sus padres en medio de la ola de violencia.

Indicó: “Es tiempo de decir ya basta, no más lágrimas, no más sangre derramada, necesitamos fomentar la paz, eduquemos en la paz”.

Para la niña Altamirano García, es lamentable observar como los niños de hoy viven enajenados con los medios de comunicación, en muchas ocasiones con el aval de sus propios padres, ya que los dejan pasar más tiempo frente a la televisión, los video juegos y el internet

La niña Marisol Estrada Hernández, originaria de

Mixtecapa, municipio de San Luis Acatlán, refirió que actualmente Guerrero es un país con grandes situaciones de violencia, situación que afecta a todas las clases sociales.

La generación que actualmente está en proceso de formación, crece con palabras muy acomodadas en su vocabulario cotidiano, entre ellas inseguridad, delincuencia organizada, pobreza, desigualdad social, corrupción, impunidad, marginación y degradación de la mujer.

Ella inquirió:¿Dónde quedó la promesa del orden y paz?.

Enseguida reprochó: “se puede traducir la realidad actual como la de un Guerrero rojo, manchado con la sangre de activistas, estudiantes, mujeres sin voz ni voto, Guerrero esta pisando fondo; algo debe hacer la autoridad y nosotros para revertir la realidad”.

Rolando Barrera Mendoza, originario de San Miguel del Progreso, municipio de Malinaltepec sostuvo de entrada que sin respeto a los derechos humamos no es posible que haya paz.

Indicó que la Constitución consagra los derechos humanos para todos los ciudadanos, pero aseguró que en esta entidad predomina la supresión de las garantías individuales.

“Existen más violaciones muy graves que nos dejan marcados, como el caso de los desapariciones forzadas durante la Guerra Sucia de los años setentas, los asesinatos de los dos normalistas en la Autopista del Sol y la desaparición de los 43 estudiantes en Iguala”, anotó.

También recordó que hay zonas de Guerrero en las que prevale la venta de niñas como parte de los usos y costumbres de las comunidades indígenas, lo que debe combatirse con mayor determinación.

También refirió que las fuerzas de seguridad tratan al ciudadano como enemigo, lo que impide que haya más cercanía entre las autoridades y las personas.

El estudiante de Chilapa, Luis Gabriel Ojeda Venegas, lamentó que solamente durante los procesos electorales los partidos políticos tengan el tiempo para mirar hacia los grupos vulnerables.

Joani Toledo Chavelas, de Zitlala, manifestó que en Guerrero la violencia se ha convertido en el recurso principal para resolver los problemas, lo que impide que estructuralmente se tengan herramientas para recuperar el tejido social.

Ella recordó que en la administración actual, a cargo de Enrique Peña Nieto se tiene el registro de más asesinatos en México que en países como Irak y Siria, de tal suerte que en Guerrero las cosas no son mejores.

Al término del parlamento, los representantes de la Junta de Coordinación Política ofrecieron a los parlamentaristas retomar todas las inquietudes planteadas en tribuna.

     

 

Deja tu opinión